Home > Estrenos > Críticas > ‘La Deuda’:Un Thriller de los de antes

‘La Deuda’:Un Thriller de los de antes

La Deuda

La agente retirada del MOSAD Rachel Singer, recibe la sorprendente noticia de que el criminal de guerra nazi Dieter Vogel podría seguir vivo. Treinta años antes, Rachel formó parte junto a sus colegas Stephan y David de una operación secreta que terminó con la muerte del prófugo de las SS en Berlín Este. Ahora se tendrá que enfrentar a las graves consecuencias del caso que la convirtió en heroína nacional mientras sigue la pista de este fantasma del pasado.

En el panorama cinematográfico actual se echan de menos las películas de espías de marcado cariz político y estética realista.

Alejándose de la estela actual,el artesano John Madden vuelve a los tiempos de cintas como ‘Chacal’,para traernos una historia de espías en dos marcos temporales con treinta años de diferencia.

La estética gris y desesperanzadora nos sumerge de lleno en los entresijos de una intrincada operación del Mosad encaminada a capturar a un criminal de Guerra Nazi.Esta operación (que se mueve por los vertederos de los servicios de inteligencia) pondrá en jaque a un trío de espías israelíes con motivaciones dispares, pero un objetivo común.

El inesperado desenlace de la misión marcará su futuro para siempre.

Pese al palpable oficio de Madden tras la cámara, el excelente diseño de producción y el inspiradísimo sexteto protagonista (donde brillan con luz propia Jessica Chastain, que encarna a la perfección a la joven Rachel Singer,rivalizando en poder interpretativo con la mismísima Helen Mirren,su alter ego de tiempos futuros,y también un más que correcto Sam Worthington,con vida mas allá de Avatar),la película no cuaja por la fallida administración de la narraciones pasada y futura.

Mientras que lo acontecido en 1965 (con todo el odio y la paranoia a flor de piel) funcionan como un reloj,dando una muestra tras otra del mejor thriller político posible,las consecuencias de los actos del Comando Israelí que han de afrontar en 1995 (el segundo marco temporal) no tienen la fuerza ni el impacto que los hechos exigen.

Un pasado entretejido con maestría vuelve anodino el presente,dejándonos con la miel en los labios tras un desenlace necesario pero insuficiente,y desperdiciando (al menos en parte) el poder interpretativo de tres astros como Helen Mirren,Tom Wilkinson y Ciarán Hinds,desdibujados frente a sus encarnaciones de tiempos pretéritos.

Al final ‘La Deuda’ se retrata como una película de pretensiones tan grandes que engulle a su Director.Quizás John Madden es un pez muy pequeño para un barco tan grande.

Con un poco más del Cine mayúsculo de los sesenta,pasado y futuro convergerían en una película tan grande como los aires de antes que destila.

Lo mejor: El sexteto protagonista.

Lo peor: La desigualdad narrativa y emocional entre los dos marcos temporales.

Comentarios

Te puede interesar
‘Lizzie’: dos mujeres atrapadas
‘El Padrino’, restaurada ¡vuelve a los cines!
Impresionante primer tráiler en español de ‘El Hombre del Norte’
‘El vientre del mar’: barridos por la marea

Deja un comentario