C

‘El Dictador’: Simpaticona y poco más

El Dictador Interior

El General Almirante Haffaz Aladeen es un dictador capaz de arriesgar su vida para impedir que la democracia se establezca en el país al que oprime tan amorosamente y con tanto cariño. Rico en petróleo y bastante aislado, el estado norteafricano de Wadiya lleva siendo gobernado por el vehementemente anti-occidental Aladeen desde que éste tenía 6 años, cuando fue nombrado Líder Supremo tras la desafortunada muerte de su padre. Desde que accedió al poder absoluto, el consejero de más confianza de Aladeen es su tío Tamir, quien ejerce de Jefe de la Policía Secreta, Jefe de Seguridad y Proveedor de Mujeres. Por desgracia para Aladeen y sus consejeros, el muy vilipendiado Occidente ha comenzado a meter las narices en los asuntos de Wadiya, y las Naciones Unidas han sancionado repetidas veces al país en la última década, pero el Dictador no va a consentir que un inspector del Consejo de Seguridad entre en sus instalaciones secretas de armamento. Después de que un intento de asesinato, Tamir convence a Aladeen de que vaya a Nueva York a solucionar la cuestión de las Naciones Unidas.

Me llama la atención Sacha Baron Cohen, por su capacidad inventiva a la hora de crear un espectáculo alrededor de un personaje y a pesar de que servidor no comparte el punto divertido de ‘Borat’ o ‘Bruno’ ve en el actor una grandísima capacidad de transformación y capacidad creativa que nadie puede negar. Es más, en proyectos más “serios” (véase ‘Sweeney Todd’ o ‘La Invención de Hugo’) su participación ha sido más que correcta.

Así pues ‘El Dictador’ me parece su film más conseguido sin ser una maravilla. Con un humor más cercano a ‘Top Secret’ (sin lograr los geniales momentos de esta) tenemos un film muy simpático que arranca la sonrisa al espectador sin avergonzarse lo más mínimo. No tiene los “gags” fuertes de ‘Borat’ (tiene sus momentos, pero sus mejores puntazos los hemos visto en los tráilers) ni utiliza el humor tan escatológico de ‘Bruno’. ‘El Dictador’ es un punto intermedio, es una comedia light que gustará al gran público pero que se olvidará facilmente.

Por allí se dejan ver Edward Norton, Megan Fox o Ben Kingsley como el verdadero ¿villano? de la función. O una Anna Faris a la que he encontrado desmejorada respecto a la época gloriosa de ‘Scary Movie’ (y cuando digo gloriosa hablo de la primera entrega).

Una elección decente para pasar el rato, aparcar las neuronas y desconectar del mundo.

Lo Mejor: Sacha Baron Cohen, amo del espectáculo.

Lo Peor: Se echa en falta un gag memorable.

Comentarios:

Dejanos una Respuesta