C

‘Ted’: Desigual

Colaboradores | 09 septiembre 2012 | Críticas | , , , , |    

Ted Interior

Cuando John Bennett era pequeño, deseaba que su osito de peluche Ted fuera un oso de verdad y, por desgracia, su sueño se hizo realidad. Más de veinte años después, Ted sigue con John y saca de quicio a su novia Lori, que empieza a perder la paciencia. Para colmo, a John no parece preocuparle su futuro profesional y se pasa la vida fumando porros con Ted. John, por su parte, intenta alcanzar la madurez, pero parece que para ello le resulta indispensable la ayuda de Ted.

El humor de ‘Padre de Familia’ (es fácil decirlo, pero hay que mencionarlo) impregna por completo la comedia sobre el osito de peluche maleducado que cobra vida por un deseo de pequeño y luego se hacen mayores. Ambos.

Y aunque Wahlberg (metido en un personaje muy, muy rutinario) sigue estando tan inexpresivo como siempre y es la peor opción posible para compartir protagonismo, el producto funciona. Preguntadle a todo el mundo. Se acordarán del osito (adorable visualmente, cuando abre la boca no tanto), pero nadie recordará a Wahlberg.

La cinta tiene muchos gags divertidos (que funcionan más o menos bien lo que hacen que sea una comedia bastante ligera). Eso ya pasa en ‘Padre de Familia’, así que no es nuevo. Pero hace que el resultado sea desigual.

Inevitablemente todo acaba yendo por el camino sentimental, es decir, hay que satisfacer al gran público y vamos a darle al gran público lo que anda buscando: la historia de amor. Y a Mila Kunis, que es un portento y se come la peli cada vez que sale.

Quizás es el punto donde falla la historia. Seth MacFarlane no termina de estar convencido de si seguir con el humor que se gasta o continuar con la historia de amor pelín ñoña. Pero vamos, que vais a divertiros. Y hay que reseñar el doblaje de Santi Millán como el osito de peluche Ted, dotándole de mucha personalidad y con un tono bastante gracioso. Además, ojo a los cameos y al momento Ryan Reynolds.

Lo Mejor: Los primeros minutos de John y Tedd adulto.

Lo Peor: Algunos derroteros romanticones.

Comentarios:

Dejanos una Respuesta