C

‘Salvajes’: Vuelve Oliver Scott…digo, Stone

Salvajes

Dos amigos de Laguna Beach que comparten novia, trafican con drogas. Un cartel mexicano secuestra a la chica y les exige como rescate todo el dinero ganado durante los últimos cinco años. Aunque los jóvenes se muestran dispuestos a pagar, al mismo tiempo, idean un plan para rescatar a la chica y vengarse de sus secuestradores.

Lo primero que voy a celebrar de ‘Salvajes’ es que por fin Oliver Stone ha aparcado su afán por convertirse en el Director más político/social/odiado de todos los tiempos.

La Novela de Don Winslow cobra vida en un frenesí alucinógeno, violento, sexual e irreverente, en un neo noir donde unos hijos de perra se enfrentan a otros hijos de perra.

El Oliver Stone de ‘Asesinos natos’, está de vuelta, buscando con ahínco convertir este thriller de nula moralidad, personajes extremos e imágenes explícitas en su retorno a lo que una vez (hace mucho, mucho tiempo), fue.

Pero Stone tiene dos problemas, con los que no sabe (o no quiere) lidiar: pretende filmar como Tony Scott, sin serlo, y quiere dotar de cierta entidad y trascendencia a unos personajes que son puro (y duro) cartón piedra.

No se trata de una mala decisión al elaborar el reparto: Travolta, Hayek y del Toro tiran de oficio, e incluso Taylor Kitsch no está tan soso como acostumbra. Pero tirar de tópicos tiene sus problemas y ‘Salvajes’, no pasa nunca del trazo grueso colocando, además’, a todos los personajes en situaciones tan rocambolescas que –en ocasiones- rozan el ridículo. Y eso podemos tolerarlo con sentido del humor (léase Tarantino), que aquí, no existe.

La cinta quiere presumir de modernilla, de canalla; quiere ir a por todas, pero se queda en un cajón de sastre, donde Stone se empeña en meter con calzador todos los lugares comunes de la filmografía que le hizo famoso (antes de que la mitad del mundo le odiara), y también de las filmografías de otros, más acertados que el en este campo (de nuevo mencionamos a Tony Scott, del que bebe algo más que veladas referencias).

Ritmo no le falta al embrollo, obcecado en acelerar siempre, hasta cuando el camino le impone un límite de velocidad.

‘Salvajes’, es un título que va como anillo al dedo, aunque añadiremos dos más: ‘Gallito’ y ‘Forzado’.

Stone vuelve a su rollo de los mejores tiempos, pasando de Política y huyendo de canonizar a otro Dictador Bananero.

Pero Oliver está cansado, o tan encantado de conocerse que no sabe diferenciar un trabajo arriesgado con, directamente, pasarse de rosca.

Lo mejor: No habla de Política.

Lo peor: Benicio del Toro muy bien pero…¿sabe hacer otros papeles?.

Comentarios:

Dejanos una Respuesta