Home > Estrenos > Críticas > ‘La Saga Crepúsculo: Amanecer (Parte Dos)’: Se acabó el sufrir

‘La Saga Crepúsculo: Amanecer (Parte Dos)’: Se acabó el sufrir

‘La Saga Crepúsculo: Amanecer (Parte Dos)’

Tras convertirse en vampiro, Bella debe adaptarse a su nueva naturaleza. Cuando nace Renesmee, la familia Cullen tendrá que protegerse de la amenaza de los Volturi, pues existe una ley que prohíbe transformar a los niños en vampiros. Segunda entrega de «Amanecer» y quinta entrega de la franquicia cinematográfica basada en las novelas de Stephenie Meyer.

Nunca nos hemos alegrado tanto de que una película sea tan mediocre.

‘La Saga Crepúsculo: Amanecer (Parte Dos)’ pone punto y final a la historia de Edward y Bella, tras un auténtico tsunami de fans, mercadotecnia a camiones llenos y reventones de taquilla alrededor del Mundo.

¿Y cómo acaba la historia? Pues como cabía esperar de esta indefendible película, diseñada para terminar de saquear la taquilla.

La segunda parte incide en todos y cada uno de los errores de la anterior entrega para, además, darnos gato por liebre en el clímax final, que promete un enfrentamiento larger than life y termina en cuatro gatos dándose palos al más puro estilo X-Men, pero sin gracia ni presupuesto.

Paradójicamente, la escena inicial nos hace pensar que Bill Condon quiere poner el broche de oro de forma digna, e intentará hacer algo diferente.

Pero los fans y la taquilla obligan. Cada pieza del rompecabezas está en su sitio para no molestar a nadie y arrancar grititos de aprobación a adolescentes chillones criados por la peor vertiente de la caja tonta, y el lado oscuro de Internet.

Intacto sigue el discursito antiabortista, los personajes insípidos, los boquetes narrativos y una dirección de actores capaz de conseguir que incluso Michael Sheen parezca Antonio Resines.

Lo mejor de ‘Amanecer (Parte Dos)’ es que por fin termina esta Saga, que ha ido sumando defectos y estupideces entrega tras entrega. Anodina, previsible, adicta al plagio y empeñada en sacar el máximo rendimiento a presupuestos de risa, contando con la inestimable ayuda de una audiencia entregada a la que han conseguido, contra todo pronóstico, venderles la moto.

Adiós, Bella. Gracias por ser tan sosa. Que se peleen por ti curtidos Vampiros y Hombres Lobo, es el mayor elemento de Ciencia-Ficción de la Saga.

Adiós Edward, gracias por brillar bajo el sol como una antorcha y poner la misma cara que Horatio Caine (si no hubiera visto recientemente ‘Cosmopolis’, pensaría que Robert Pattinson es tan mal actor como parece); y adiós (por fin) Taylor Lautner. Espero verte promocionando un programa de fitness en la teletienda más próxima dentro de nada, o cocinando filetes a la plancha en la parrilla de George Foreman.

El despropósito llega a su fin. Y eso es lo mejor que podemos decir de ‘Amanecer (Parte Dos)’.

Lo mejor: Que acaba, y la fotografía del siempre correcto Guillermo Navarro.

Lo peor: ¿Tienen un pendrive?  La lista de fallos es interminable.

Comentarios

Te puede interesar
‘Jóvenes y brujas’, la ventaja de ser una más
El 27 de noviembre ¡llega el ‘Contagio en alta mar’!
‘Robot Dreams’ será la nueva película de Pablo Berger
‘Emma.’, de mucho orgullo y prejuicio

Deja un comentario