Fanning y Paddy Considine en una escena de la película