Home > Estrenos > Críticas > ‘La Cueva’: sin salida

‘La Cueva’: sin salida

Cartel de 'La Cueva'

Cartel de 'La Cueva'

Formentera, playas de arena blanca, Mediterráneo de aguas cristalinas, naturaleza virgen… y cinco amigos con sus mochilas buscando pasar las vacaciones de su vida en este lugar idílico. El segundo día en la isla, Celia, Iván, Begoña, Carlos y Jaco descubren la entrada a una cueva escondida en un acantilado. Con ganas de aventura se adentran en la cueva por estrechos e incontables pasadizos sin apenas mirar atrás, entre bromas y risas. Pronto descubren que se han perdido. Tratan de encontrar la salida durante horas pero es inútil. Sin agua ni comida, sin pilas suficientes para las linternas, y sin medio de comunicarse con el exterior, se ven abocados a realizar actos inimaginables en pos de la supervivencia. A los pocos días, cada uno de ellos tiene un sólo objetivo: sobrevivir a cualquier precio.

La Cueva es el segundo largometraje del director Alfredo Montero. Una historia rodada en su tierra natal, Formentera, con un elenco de cinco actores que dan vida a esos cinco amigos: Marcos Ortiz, Marta Castellote, Jorge Paéz, Eva García y Xoel Fernández.

Nos encontramos ante una historia que perfectamente podría pasarnos a cualquiera, porque seguro que más de uno hemos hecho alguna vez algo peligroso sin darle importancia a lo que podría haber pasado. Pues bien, esta película es el claro ejemplo de lo que nos puede pasar.

La película está contada a través de la cámara de vídeo de uno de los amigos, utilizando el recurso de la cámara en mano, un recurso que hemos vivido en otras películas de terror (‘REC’ y ‘El proyecto de la bruja de Blair’) y la verdad, no podría haber sido de otra manera para conseguir esa sensación de claustrofobia y angustia durante todo el film. Una vez que estamos dentro de la cueva, es imposible no pensar en el trabajo que habrá supuesto el rodaje, ya que hablamos de una cueva real y los actores se meten por sitios que….sinceramente no se meterían muchos de los espectadores.

La cueva nos cuenta la evolución del ser humano en situaciones críticas. Primero son todos muy amigos, pero cuando hay que sobrevivir, falta el agua y la comida, todo empieza a distorsionarse. El miedo a la muerte hace que la amistad y los valores queden en segundo plano: desconfianza, agresividad, enfermedad,… se llega al punto en el que el fin justifica los medios.

Al terminar la película, no desconectas tan fácilmente, por unos momentos sigues teniendo la sensación de claustrofobia, de estar encerrado y necesitar salir. Sin embargo la sensación de miedo no está conseguida, tiene algunos sustos que te harán dar un bote en la silla, pero es bastante predecible y no hay ningún elemento en concreto que sea el encargado de infundir el miedo en el espectador.

Lo mejor: la sensación de claustrofobia.

Lo peor: la falta de miedo.

Comentarios

Te puede interesar
Una imagen de Rebecca destacada
‘Rebecca’, se estrena el 21 de septiembre
‘Jaguar’, la nueva serie de Netflix, inicia su rodaje
‘Regreso al futuro’ celebrará su 35º aniversario en 4K UHD
‘Color out of space’: en la granja de la locura

Deja un comentario