Home > Estrenos > Críticas > ‘Las vidas de Grace (Short Term 12)’: te llega al alma

‘Las vidas de Grace (Short Term 12)’: te llega al alma

Las vidas de Grace (Short Term 12)

Las vidas de Grace (Short Term 12)

Grace es una joven que trabaja como supervisora en Short Term 12, un centro de acogida para adolescentes en situación de vulnerabilidad. Le encanta su empleo y vive entregada al cuidado de los chicos. Pero, al mismo tiempo, pesa sobre ella un pasado conflictivo que la llena de angustia. A raíz del ingreso en el centro una chica inteligente e inquieta, se da cuenta de que no puede seguir eludiendo los problemas que arrastra desde la infancia.

Dentro del aluvión de superproducciones veraniegas, da gusto dejar de lado la pirotecnia y paladear un drama pequeño y maravilloso como ‘Las vidas de Grace’, producción multipremiada en diversos festivales.

La película, escrita y dirigida por Destin Daniel Cretton, se aleja de otras cintas de género centradas en las vidas truncadas y la superación de obstáculos, que recurren muy a menudo al sentimentalismo fácil persiguiendo el favor del público y la crítica adictas al Oscar (‘Precious’ o ‘Mentes peligrosas’, por poner dos ejemplos).

Desde la primera escena (con los estupendos Brie Larson y John Gallagher Jr, dos actores como la copa de un pino que desnudan sus emociones) sentimos que ésta será una historia que nos llegará al alma.

Y vaya si llega. El trabajo de Grace y sus compañeros en el centro de acogida, los problemas que van resolviendo en una rutina que puede definir el destino de los jóvenes que cuidan, vertebra un mapa de sentimientos y humanidad desbordantes.

La vida, con toda su confusión (lo bueno, lo malo y lo que hace que valga la pena vivirla) llena cada minuto de metraje.

Es imposible no implicarse, no conectar y empatizar con las vicisitudes de estos personajes descarnados y poliédricos, siempre en el filo de la navaja, moviéndose entre la turbulenta superficie y un fondo oscuro y profundo.

‘Las vidas de Grace’  es una celebración cinematográfica de todo aquello que nos define. Escrita con mimo, ejecutada con pasión e interpretada con maestría.

Una película que no solo contentará a cualquier amante del buen cine, sino que removerá nuestras conciencias y sentimientos, haciendo que derramemos alguna lágrima de felicidad… y tristeza.

Imprescindible.

Lo mejor: la pareja protagonista.

Lo peor: que no tengamos más films así en cartelera.

Comentarios

Te puede interesar
‘El irlandés’, memorias de un pintor de casas
Arranca una nueva edición de la Muestra de Cine de Lanzarote
Primer tráiler y cartel de Un amigo extraordinario
‘Le Mans ‘66’, joya sobre ruedas

Deja un comentario