La cosa se complica para Neeson y compañía