Home > Estrenos > Críticas > ‘The Babadook’: cuando una depresión se te va de las manos

‘The Babadook’: cuando una depresión se te va de las manos

The Babadook
The Babadook

The Babadook

Seis años después de la violenta muerte de su marido, Amelia (Essie Davis) no se ha recuperado todavía, pero tiene que educar a Samuel (Noah Wiseman), su hijo de seis años, que vive aterrorizado por un monstruo que se le aparece en sueños y amenaza con matarlos. Cuando un inquietante libro de cuentos llamado ‘The Babadook’ aparece en su casa, Samuel llega al convencimiento de que el Babadook es la criatura con la que ha estado soñando. Entonces sus alucinaciones se hacen incontrolables y su conducta, impredecible y violenta. Amelia, cada vez más asustada, se ve forzada a medicarle. Pero, de repente, empieza a sentir a su alrededor una presencia siniestra que la lleva a pensar que los temores de su hijo podrían ser reales.

‘The Babadook’ casi lo consigue. En un tiempo en el que el cine de terror, con permiso de ‘Insidious’ o la sobrevalorada ‘Paranormal Activity’, ha decaído (realmente desde los 90 prácticamente no levanta cabeza), ‘The Babadook’ pisa fuerte.

La cinta tiene todos los ingredientes de película clásica de terror: fallecimiento de un ser querido, trauma aún sin superar, madre soltera, niño en edad de ser repelente, monstruos sobrenaturales… Solo que la directora y guionista Jennifer Kent (autora de ‘Babe, el cerdito en la ciudad’) consigue darle una vuelta de tuerca a la receta y hace un pastel, como mínimo, bastante apetecible.

La historia comienza sin prisa pero con bastante ritmo, viendo cómo le afecta al niño pequeño el trauma del fallecimiento de su padre cuando este llevaba a su madre al parto. Se puede palpar la ansiedad con la que vive el día a día y cómo esto va afectando a su madre, haciendo que cada vez duerma menos y empiece a verse afectada también por la depresión. Muy acertada la interpretación de una casi desconocida Essie Davis, que consigue trasladarnos una sensación de permanente paranoia.

Justo en estos primeros momentos y casi hasta la última parte, es donde ‘The Babadook’ se hace grande, consiguiendo que nos interesemos por los personajes y nos impregnemos del mal rollo.

Lo malo es que cuando deja de ser un drama esquizofrénico y pretende ser una película de terror convencional se pierde, pues abusa de clichés que llevamos viendo siglos y sólo consigue transmitir ganas de que la película acabe pronto. Por suerte, es así.

En cuanto a la dirección, tiene puntos muy acertados, como es el uso del time-lapse para reflejar el paso del tiempo, aunque se mantiene bastante genérica en muchos puntos. También tiene otros que dejan que desear, como los momentos oníricos Lynchianos dónde la protagonista cae en su cama rendida, que rozan el ridículo.

En fin, una cinta notable que acaba resultando en una (des)agradable sorpresa viendo lo que hay en el panorama. ¿Terror?, tal vez, depende de la persona que la vea. Lo que sí consigue es transportarnos al mundo de la depresión y experimentar lo que ocurre cuando dejas entrar a tus demonios interiores… a tus Babadook.

Lo mejor: lo bien reflejada que está la depresión de la protagonista.

Lo peor: que no consiga dar miedo en ningún momento y a veces caiga en clichés mil veces vistos.

Comentarios

Te puede interesar
Llega NAVIMAD, la propuesta cinematográfica para la Navidad madrileña
Angry Birds 2 La película, divertidísima secuela para toda la familia en DVD, Blu-ray™, alquiler y venta digital
National Geographic estrena el documental de producción local Córdoba: Misterios Ocultos
Érase una vez… en Hollywood: ya disponibles las ediciones que provocarán síndorme de Stendhal a los fans de Tarantino

Deja un comentario