Home > Estrenos > Críticas > ‘Guardianes de la Galaxia Vol. 2’: explosión de colorido

‘Guardianes de la Galaxia Vol. 2’: explosión de colorido

Póster de Guardianes de la Galaxia Vol. 2 destacada

Cartel de Guardianes de la Galaxia Vol. 2

“Awesome mix Vol. 2” es el nuevo telón de fondo sonoro de “Guardianes de la Galaxia Vol. 2” de Marvel que narra las aventuras del equipo mientras atraviesan los confines del cosmos. Los Guardianes deben luchar para mantener unida a su nueva familia mientras desentrañan el misterio de la verdadera filiación de Peter Quill. Los viejos enemigos se convierten en nuevos aliados y los personajes favoritos de los fans provenientes de los cómics clásicos acudirán en ayuda de nuestros héroes mientras el Universo Cinematográfico Marvel sigue expandiéndose.

La primera entrega de los Guardianes resultó un soplo de aire tan fresco dentro de la factoría Marvel y el heroico en general, que superar la apuesta, que no subirla, era una empresa imposible.

El retorno de Star-Lord y compañía se emplea a fondo en regalarnos una extravagante aventura que hace del colorido, la acción a raudales, la nostalgia, el humor friki lleno de guiños, los easter eggs, la emoción y el slapstick sus principales señas de identidad, desarrollándolas sin prisa pero sin pausa durante su abultado (y llevadero) metraje.

Fiel al canon no escrito de la segunda parte, absolutamente todo es más grande (estamos ante la cinta basada en un cómic con más regalitos para los fans, con permiso de todas las demás), pero James Gunn se esfuerza, a la vez, en aportar crecimiento y matices profundamente humanos  a cada personaje envuelto en el embrollo cósmico.

Abundan las risas, los sentimientos y el espectáculo sin paradas.

Una vez más, la engrasada maquinaria Marvelita funciona con precisión suiza, haciendo que olvidemos por completo el reloj mientras Quill y los suyos la lian parda a ritmo del variado Awesome Mix 2.

Sin embargo, pese al titánico esfuerzo de exquisita factura, se nota demasiado la querencia por resultar diferente a todo lo que se ha hecho hasta ahora, derritiendo nuestras retinas y desencajando mandíbulas en un intento maravilloso porque los espectaculares árboles… no nos dejen ver el bosque.

Sin duda, la segunda fiesta galáctica se ha ganado a pulso su derecho a ser disfrutada en la gran pantalla, y merecerá cada euro generado en taquilla.
Pero donde la primera fluía con genuina novedad, la segunda pierde el factor sorpresa.

Donde la primera nos arrancaba aplausos por sus frikadas perfectamente colocadas, la segunda se pasa de frenada; donde la primera se las arregló para sacarse de la manga la canción perfecta para el momento perfecto, la segunda se limita a una lista de reproducción genial, pero que no genera feeling; donde la primera se convirtió, por derecho propio, en una de las mejores películas del fantástico, la segunda brilla como acertado (pero siempre a rebufo) regreso de esta panda de adorables inadaptados.

No es poco, cierto, pero sí insuficiente para la irrepetible locura que podría haber sido.

Lo mejor: el color, su inagotable sentido del humor, Drax y Baby Groot.

Lo peor: si no aportan nada, da igual una que cinco escenas finales.

Comentarios

Te puede interesar
‘La lección de alemán’, expiando el dolor
‘El juicio de los 7 de Chicago’: la bendita pluma de Aaron Sorkin
‘Historias lamentables’ de Javier Fesser en Amazon
‘Los nuevos mutantes’ llegan en DVD

Deja un comentario