Home > Estrenos > Críticas > ‘La muerte de Stalin’: sátira desenfrenada

‘La muerte de Stalin’: sátira desenfrenada

Póster de La muerte de Stalin

La noche del 2 de marzo de 1953 murió un hombre. Ese hombre es Josef Stalin, dictador, tirano, carnicero y Secretario General de la URSS. Y si juegas tus cartas bien, el puesto ahora puede ser tuyo. Una sátira sobre los días previos al funeral del padre de la nación. Dos jornadas de duras peleas por el poder absoluto a través de manipulaciones, lujurias y traiciones.

Que el mismísimo Vladimir Putin haya prohibido la película del puntilloso Armando Ianucci en Rusia, debería ser motivo más que suficiente para disfrutar de ‘La muerte de Stalin’.

Esta sátira sin cortapisas se desmelena en torno a la muerte del infame genocida, y cómo su traicionera plana mayor (una suerte de pelotas, cobardes, miedosos, idiotas, trepas, acomplejados… monstruos todos ellos) prepara el futuro de la madre patria a ritmo de traición y esperpento, con el único lema de ‘a Rey muerto, Rey puesto’.

Comedia negra como el betún, ‘La muerte de Stalin’ cuenta con el ágil y puñetero sello de Ianucci, uno de los cineastas más capaces de sacar a relucir las vergüenzas del circo histórico/político con inteligencia, descaro y un sopapo detrás de otro a la hipocresía generalizada.

El excelente reparto encabezado por Steve Buscemi (su Kruschev es para tirar cohetes) se lo pasa en grande, despellejando a todos los mamarrachos, hooligans y  lameculos de Stalin (además de al funesto personaje) y el falso ideal comunista, teñido siempre de odio, miedo, violencia y pobreza, bajo una fachada de cartón piedra donde los perros se atan con longaniza.

Aunque la cinta es tremendamente irregular, como un caballo desbocado que nunca encuentra su camino, hay más inteligencia, energía y valentía en cuatro líneas escritas por Ianucci que en la inmensa mayoría de sátiras pasadas, presentes y futuras.

Un caramelito cinematográfico que fastidiará a más de un progre pancartero o político con la jeta de cemento armado, pues no escatima recursos en sacar toda la inmundicia que conlleva el comunismo, enterrada bajo fosas comunes que, sin prisa pero sin pausa, muchos se empeñan en relegar al olvido.

Lo mejor: su excelente reparto y la calidad del libreto.

Lo peor: evoluciona a trompicones.

Comentarios

Te puede interesar
Póster de Malos tiempos en el Royale destacada
Nuevo tráiler de ‘Malos tiempos en el Royale’
‘Con amor, Simon’ ¡desde el 12 de octubre, en casa!
Crítica de Johnny English: De nuevo en acción destacada
‘Johnny English: De nuevo en acción’: los años pasan, my dear
¡Ya tenemos póster y tráiler de ‘La maldición de Hill House’!

Deja un comentario