Home > Estrenos > Críticas > ‘The old man & the gun’, un broche final con mucha clase

‘The old man & the gun’, un broche final con mucha clase

Basada en la historia real de Forrest Tucker, un apuesto ladrón de bancos que en sus 80 años de vida logró escaparse 18 veces de prisión. Retirado del oficio, Tucker  vive en un hogar de jubilados y ha encontrado en Jewel al amor de su vida. Cuando un día ve al detective John Hunt por televisión, el ex atracador siente la necesidad de dar un último golpe y demostrar que aún puede traer en jaque a los policías más competentes.

Robert Redford es toda una institución en la historia del cine. No solo por su trayectoria como actor de primera línea sino por sus trabajos como director y por la notoria contribución al desarrollo artístico con el Sundance Institute y el prestigioso Festival de Cine que lleva el mismo nombre. Tras anunciar su retirada de la actuación con esta película que también produce, parece preparado para dejarlo en todo lo alto como homenaje a su gran y prolífica trayectoria.

‘The old man & the gun’ está dirigida y escrita con gran eficiencia por David Lowery (‘A Ghost Story’, ‘Peter y el dragón’, ‘En un lugar sin ley’), inspirándose en el relato homónimo de David Grann para la revista The New Yorker. Es el final de la fascinante historia de un anciano ladrón de bancos y prófugo escapista de penitenciarías, narrado como un oficio romántico, sutil y hasta casi honorable. Sin necesidad de violencia alguna y la exquisita amabilidad de la que un auténtico caballero -de guante blanco pero caballero al fin y al cabo-, pueda hacer distinción.

Para dar vida a semejante personaje quién mejor que Robert Redford, que además de calzarse en piel de Forrest Tucker como si de un guante se tratara, aprovecha para ofrecer imágenes de sí mismo a lo largo de su vida como homenaje a su propia carrera de actor. Da la extraña sensación de ver a aquél aprendiz de carterista de ‘El golpe’ con el paso de muchos, muchos años, pero sin la compañía del también entrañable compañero de tablas Paul Newman.

Para resarcir esta nostalgia, David Lowery opta por acompañar a Redford con otros dos magníficos refuerzos en el bando de los cacos como son Danny Glover y Tom Waits, y con la excelente y cálida compañía femenina de Sissy Spacek, para entregar el toque sentimental. Y sabe compensar perfectamente el lado de los polis integrando al más joven protagonista Casey Affleck como incansable detective perseguidor de los ancianos malhechores.

‘The old man & the gun’ es una película hecha a la antigua usanza: con logos clásicos, letras de los 70 y fotografía de época, con un tempo tranquilo y para gozar en cada uno de sus fotogramas.

Habla sobre los miedos de seguir envejeciendo y perder todo aquello por lo que se ha luchado con pasión. Un canto educado, con modales como los de antaño, y con una textura amable que invita a vivir disfrutando de lo que mejor sabemos hacer.

Es una película sencillamente encantadora.

Lo mejor: la simpatía y afinidad que transmite Robert Redford hacia el personaje (junto al resto de actores), por lo que supone este último broche final.

Lo peor: ver pasar casi toda una vida profesional en unas cuantas imágenes, produce una extraña sensación de abatimiento.

Comentarios

Te puede interesar
Imagen promocional de La casa de las flores destacada
‘La casa de las flores’ ¡vuelve el 18 de octubre!
El 30 de agosto llega a la gran pantalla: Anna, de Luc Besson
‘Érase una vez en… Hollywood’, recopilando a Tarantino
‘Érase una vez en Hollywood’ : el cuento de Quentin

Deja un comentario