Home > Estrenos > Críticas > ‘Una pequeña mentira’, rebobinar la vida

‘Una pequeña mentira’, rebobinar la vida

Théo es un niño que vive empeñado en levantarle el ánimo a su padre, Laurent, un tipo solitario y completamente desilusionado con la vida. La oportunidad se presenta cuando Théo está a punto de ser admitido en un importante club de fútbol inglés, pero debido a su pequeña estatura es finalmente rechazado. Para no darle una mala noticia a su padre, Théo no se atreve a confesárselo, lo que da pie a una pequeña mentira que muy pronto le vendrá muy grande.

Tras esta aparentemente divertida sinopsis se esconde el duro drama anónimo de personas que a lo largo de la vida puedan sufrirlo en algún momento y de la manera más común. Un despido del trabajo, una situación difícil de encajar; los problemas de pareja y la separación definitiva; olvidarse de sí y recurrir al alcohol para aliviar la desesperación del tiempo; perder la propia confianza hasta ocultarse la valía para vivir y disfrutar de toda una vida. 

El guionista francés Julien Rappeneau (‘Rosalie Blum’), regresa por segunda vez a la dirección adaptando un cómic social con doble fondo. Inspirado en la novela gráfica “Dream Team” de los españoles Mario Torrecillas y Artur Laperla describe la ilusión con la que una inocente y pequeña mentira para devolver el ánimo y recuperar a su padre, se va traduciendo en una enorme farsa que afecta a todo el pueblo en el que viven. Rappeneau logra dirigirla con un eficaz aire familiar y sabe transmitir con precisión los diferentes puntos de vista de sus protagonistas, lo cual se puede considerar un doble acierto.

El joven Maleaume Paquin (‘Rémi: Una vida extraordinaria’), interpreta a Théo, un crack en el equipo de fútbol de su colegio, y aprovecha la oportunidad que le sale a su encuentro para intentar que las cosas vuelvan a ser como antes. Además de haber tenido que entrenar para el papel su registro es más que convincente para sus propósitos. Es una hormiga (el título de la película en original ‘Fourmi’ hace mención al mote del chaval), laboriosa no solo por lo que trama sino también por la capacidad y necesidad de trabajar en equipo para lograr sus objetivos.

Por otro lado, François Damiens (‘Sácame de dudas’, ‘La delicadeza’, ‘Los seductores’), es el padre atrapado en la irresponsabilidad, la insociabilidad y la dejadez, cuya única debilidad aparente es la pasión por su hijo y por sus partidos a los que llega tarde y mal. Sus problemas de actitud y relación con el mundo le pasan factura en lo poco que le importa, su hijo, y su necesidad de dejar muy atrás la soledad, el alcohol y esa zona de confort denominada genéricamente “mala racha”. Describe con su acertada actuación cómo ser un padre nefasto y cómo enmendarlo.

El resto del microcosmos local, la asistenta social, el abnegado entrenador del equipo, el temeroso amigo friqui recluido en su ordenador, la ex y madre del niño con su nueva pareja, y esa amiga y compañera a la que  le permites que te ponga mote, todos se adecúan al engranaje argumental con gran efectividad. Laetitia Dosch, André Dussollier, Pierre Gommé, Ludivine Sagnier y Nicolas Wanczycki, y Cassiopée Mayance, respectivamente.

‘Una pequeña mentira’, por cuestión de talla, es una bola llevada hasta sus últimas consecuencias, y que por no pararla a tiempo puede llegar a destrozar cualquier ilusión. Pero que aprovecha con inteligencia la posibilidad de la redención, rebobinando a un estado anterior para intentar enmendar la decepción, la transmisión de los problemas emocionales a los hijos, el miedo a salir y vivir, o rehabilitarse de la auto-exclusión social. Habla de mentira contagiosa y de la necesidad de madurar para salir adelante de esos baches con los que en ocasiones tropezamos en la vida.

Pero también propone un magnífico ejemplo sobre el punto de vista y cómo sienten todos esos problemas los propios niños. 

Lo mejor: que hay vida más allá de san Cruyff, san Pelé y san Cantona en la mente de un niño a fin sacar adelante a un padre abatido.

Lo peor: su apariencia de comedia, cuando trata el drama social muy apto para todos los públicos desde la propia emotividad.

Comentarios

Te puede interesar
Arranca una nueva edición de la Muestra de Cine de Lanzarote
Primer tráiler y cartel de Un amigo extraordinario
‘Le Mans ‘66’, joya sobre ruedas
Increíble making off de Midway de Roland Emmerich

Deja un comentario