Home > Estrenos > Críticas > ‘El irlandés’, memorias de un pintor de casas

‘El irlandés’, memorias de un pintor de casas

Saga épica sobre el crimen organizado en Estados Unidos durante la época de la post-guerra, vista a través de los ojos del veterano de la Segunda Guerra Mundial, Frank Sheeran, un buscavidas y asesino a sueldo que trabajó junto a algunas de las figuras más notables del siglo XX. A través de varias décadas, la película relata uno de los grandes misterios sin resolver de la historia americana, la desaparición del legendario líder del sindicato, Jimmy Hoffa, y ofrece un viaje a través de los entresijos del crimen organizado: su funcionamiento interno, rivalidades y conexiones con las principales corrientes políticas.

En algunas y raras ocasiones brilla con absoluta intensidad la magia del cine. Sabes que estás viendo una gran película durante la proyección y la tienes y mantienes ahí, en todo lo alto. Pero al salir de la sala eres todavía más consciente de que acabas de añadir ese mismo título a tu particular listado de las mejores películas de todos los tiempos. Y este hecho produce cierta felicidad, sobre todo para quienes amamos con pasión el séptimo arte.

‘El irlandés’ es una impresionante obra maestra destinada a estar desde ya en el olimpo cinematográfico de ‘Érase una vez en América’, y la saga de ‘El Padrino’. Una magistral lección de cine.

Martin Scorsese vuelve a hacer cine grande para la pequeña pantalla. Así, sin escrúpulos, al igual que su protagonista. Y ha hecho la película que ha querido, en plan magistral, algo que se nota en cada uno de sus fotogramas durante las tres horas y media de duración. Sobre la novela de Charles Brandt “I heard you paint houses”, Steven Zaillian (‘Despertares’, ‘La lista de Schindler’, ‘Gangs of New York’), ha creado un impresionante guion a la medida del maestro, quien tira de su pericia de cineasta hasta en la vertiente más mafiosa de ‘Infiltrados’, ‘Casino’, o ‘Uno de los nuestros’. 

A estas alturas poco se puede decir de su trío de ases. Cuando parecía que Robert De Niro ya había exprimido todo su talento, vuelve a resurgir describiendo en primera persona, cual forajido en una residencia de ancianos, una época poderosa para los reyes de la mafia sindical en Estados Unidos. Es Frank Sheeran, único testigo y narrador que va saltando en el tiempo para describir su vida. Retazos de la familia, la religiosidad, la protección y la lealtad entendidas como la obediencia ciega del soldado que cumple las órdenes en el ejército y en la guerra. De Niro junto al director ejercen, entre otros muchos, como productores de este proyecto monumental.

Al Pacino, trabaja por vez primera a las órdenes de Scorsese aunque sus caminos se hayan entrecruzado a lo largo de la vida. Encarna al mismo Jimmy Hoffa, sindicalista del gremio de camioneros que utilizó su inmenso poder para controlar hasta a los más altos políticos del país. Está impresionante.

Y qué decir de Joe Pesci… se sale de sí y alcanza el mismo cielo interpretativo en el papel de Russell Bufalino, uno de los más grandes personajes de la mafia americana contemporánea. Impecable y admirable tridente de viejas glorias que siempre quisimos ver tal y como las presenta para la ocasión Martin Scorsese. Armas, coches clásicos, buena música, excelente puesta en escena y esos diálogos cargados con perlas de humor negro.

‘El irlandés’ es además una road movie de sobrecogedores (entiéndase de quienes recolectan sobres repletos de pasta), anécdotas y trapicheos a gran escala. Cuenta con un fabuloso maquillaje digital para el paso del tiempo (curiosamente el mismo que utilizan esas recurrentes películas de superhéroes), y una apropiada banda sonora a cargo de Robbie Robertson y su recopilación de temas de la época. Tiene el particular sello que solo Scorsese sabe imprimir a su manera de contar las historias, presentando a los personajes con una pausa introductoria sobre el discurso narrativo.

Es impecable. Una joya del séptimo arte. Una crónica de unas cuantas muertes anunciadas de la reciente mafia americana, y una confesión por el no arrepentimiento de un “agua pasada”.

Lo mejor: esa sensación de degustar una obra maestra con los cinco sentidos mientras la estás saboreando. Y el momento de las disculpas.

Lo peor: que el circuito cinematográfico quede relegado a tan poco tiempo antes de su disposición en la plataforma televisiva, pero se trata de una política comercial. Bueno, y el cante de esas lentillas azules, no diré más.

Comentarios

Te puede interesar
La escalofriante ‘Saint Maud’ ¡en cines el 25 de diciembre!
‘Cielo de medianoche’ ¡el 23 de diciembre en Netflix!
‘She dies tomorrow’: si lo supieras… ¿qué harías?
‘Lúa vermella’, náufragos de un mar indómito

Deja un comentario