Home > Estrenos > Críticas > ‘Jojo Rabbit’, fabulosa “desnazización”

‘Jojo Rabbit’, fabulosa “desnazización”

Cartel de Jojo Rabbit destacada

La historia sigue a un extraño joven alemán criado por una madre soltera, y cuyo único aliado es su amigo imaginario Hitler. Su ingenuo patriotismo se pone a prueba cuando conoce a una joven que cambia su visión del mundo y lo obliga a enfrentarse a sus mayores temores.

Hablábamos no hace mucho sobre la inquietud y el pavor que causa en el ánimo del espectador cuando un niño sin conciencia deambula por un lugar concurrido con un arma cargada en sus manos. Y también señalábamos al maestro del suspense como principal referencia a la hora de crear situaciones similares que creasen tal tensión desasosegante. En este punto, ese mismo hilo del discurso sirve para reformular otra magnífica manera de lograr sentimientos encontrados en el argumento de una buena historia. El ejemplo consiste en presentar a un niño de diez años, seguidor acérrimo del Tercer Reich y plenamente imbuido por sus doctrinas, en medio de una loca corriente antisemita, durante uno de los periodos de nuestra más reciente y cruel historia.

Taika Waititi ha adaptado a su peculiar estilo cinematográfico la novela de Christine Leunens “El cielo enjaulado”, para jugar con los sentimientos que por un lado van desde la inocencia, la fragilidad, la ironía y comicidad, hasta la absurdez. Y por otro, se escalonan entre la crueldad, la manipulación, el dolor, y la brutalidad.

Roman Griffin Davis es la joven promesa interpretativa que encarna al propio protagonista Jojo, un joven nacionalsocialista con ideas preconcebidas que vive en un aturullado pueblo alemán y sobrevive ignorante en su bendita infancia gracias a las absurdas fantasías de contar con un peculiar amigo invisible -llevado a cabo por el propio Waititi-, y con la inestimable amistad de su incondicional Yorki, por el también pequeño actor Archie Yates. Ambos realizan un magnífico trabajo en sus divertidos papeles, y mientras comparten la obstinación del sentimiento nazi nos conducen por un alocado campamento de actividades al aire libre como es la Jungvolk de las Juventudes Hitlerianas, una sección dedicada a inculcar el sentimiento nazi en los niños alemanes.

Desde la misma fanfarria de la 20th Century Fox interpretada por un coro marcial de niños, ya se pronostica la desmesurada visión infantil de un mundo cruel y viciado.

De hecho, ‘Jojo Rabbit’ puede ser despiadada narrando horrores e invitando a “vivir una aventura” con el lema de “me encanta matar”. Completan el reparto la joven Thomasin McKenzie, y los adultos Sam Rockwell, Scarlett Johansson y Rebel Wilson.

‘Jojo Rabbit’ es una fabulosa lección de psicología invertida. Y aunque posee la perspectiva desde los ojos de un niño, sus mensajes humorísticos y casi cínicos van dirigidos a un mundo de adultos que absortos navegan por la cultura pop de Los Beatles, Bowie o Tom Waits como si se tratara de un cartoon de personajes reales viviendo en tiempos paranoicos.

“Desnazización”, mariposas en el estómago, dosis de ternura, suspense, sensibilidad… combinados en una curiosa y sorprendente coctelera visual e interpretativa, que pesa sobre los hombros de un hombrecito de 10 años en busca de su propia personalidad.

En definitiva, ‘Jojo Rabbit’ es una maravillosa y emotiva lección de transición de la infancia a la madurez aderezada con amor, humor y drama que sorprende en todos los sentidos, en medio de la locura de la guerra.

Lo mejor: la conversación de los dos niños amigos, Jojo y Yorki.

Lo peor: que tal vez no encaje a todo el mundo la fina línea que une lo absurdo con el drama, lo infantil y la violencia, la diversión con la tragedia. Pero merece la pena su creatividad… y mucho.

Comentarios

Te puede interesar
¡Ya está aquí el primer tráiler de ‘Los Croods: una nueva era’!
‘El diablo a todas horas’: criados en dolor
Llegan los Descuentos Dobles a PlayStation®
Lo nuevo de Juan Cavestany es ‘Un efecto óptico’

Deja un comentario