Home > Estrenos > Críticas > ‘Volando juntos’, un verano inolvidable

‘Volando juntos’, un verano inolvidable

Thomas, un chico obsesionado con los videojuegos, no quiere pasar unas vacaciones en plena naturaleza con su padre, científico dedicado al estudio de los gansos salvajes y sus procesos de migración. Sin embargo, padre e hijo se unirán en una aventura increíble: salvar a una especie en peligro de extinción con la ayuda de un ultraligero. Emprenden juntos un viaje fascinante por los cielos de Europa. 

A finales de los queridos 80, el naturalista canadiense Bill Lishman fue el primer piloto de ultraligero que se sirvió de esta técnica para acompañar y filmar a los gansos durante sus vuelos. De hecho, unos años después, hizo de doble de Jeff Daniels en las escenas aéreas de la película ‘Volando libre’, también protagonizada por la todavía niña Anna Paquin. Con la llegada del nuevo milenio, el documental francés ‘Nómadas del viento’ cautivó al público con las espectaculares imágenes de los viajes migratorios de las aves durante distancias de miles de kilómetros.

Pues bien, entre realidad y ficción, de igual modo que sucedía con la espléndida ‘Mia y el león blanco’, esta nueva entrega por parte del cine galo bebe de una historia inspirada en hechos reales, que evidentemente protagonizan animales reales exentos de cualquier CGI (imágenes generadas por ordenador), y aunque los personajes humanos sean actores la veracidad que desprende bien merece la pena. 

‘Volando juntos’ es la historia de un niño (Louis Vazquez), y su padre (Jean-Paul Rouve), carentes de relación y emprendiendo una formidable aventura en el adiestramiento de una bandada de gansos en vías de extinción. Para no perder su condición salvaje el relato muestra una muy interesante lección preparatoria a fin de que las aves no tengan querencia alguna y sin sacrificar su estado más natural.

Enamorado de la naturaleza, el documentalista Nicolas Vanier presenta, como ya hizo en su anterior trabajo ‘La escuela de la vida’, bellísimas imágenes de las marismas francesas al igual que de los diferentes paisajes y parajes europeos por los que transitan estas aves migratorias que no entienden de fronteras. Sabe transferir al argumento un auténtico valor ecológico y natural, demostrando que el cine también sirve para concienciar a la vez que conjuga a la perfección con el entretenimiento.

Además contiene ciertas dosis de crítica social, presentando un chico al que la lectura de libros le sirve para “des-tecnificarse”; los ardides tecnócratas falsificando tampones legales para obtener permisos oficiales; la experiencia de cazadores reciclados en amantes de los seres vivos; periodistas que escuchan detrás de las puertas; y algo de autocrítica (que nunca está de más), al afirmar ser un país “por delante en tecnología, por detrás en ecología”.

Su director, Nicolas Vanier, logra transmitir un mensaje alto y claro, donde el apoyo de las redes sociales y la concienciación ciudadana han de servir como eco para que los jóvenes tomen el relevo generacional de saber convivir con la naturaleza por encima de la burocracia.

Los distintos puntos de lectura de este ‘Volando juntos’, transmiten valores educativos, pedagógicos y maravillosamente visuales, que hacen de esta historia una magnífica oportunidad de ser disfrutada y recomendada para todos los públicos. 

Lo mejor: la preparación, el entrenamiento de los gansos desde antes de nacer, y el método para enseñar a que vuelen libres rodeados de cámaras.

Lo peor: algunas dobles imágenes aéreas que pueden desentonar con el virtuosismo de la fotografía del resto de la película.

Comentarios

Te puede interesar
‘Manhattan sin salida’, caza de polis
Póster de Not a game destacada
El documental ‘Not a game’ ¡ya está disponible!
‘Sonic: La película’, vida extra para The Lord of the Rings
“Desde Rusia con amor…”: Netflix ha confirmado de manera oficial que la producción de Stranger Things 4

Deja un comentario