Home > Estrenos > Críticas > ‘Pan del cielo’: creer para ver

‘Pan del cielo’: creer para ver

Póster de Pan del Cielo destacada

Póster de Pan del Cielo

Lilli y Aníbal, dos «sin techo», duermen en el barrio de Bicocca, cerca de la estación Greco-Pirelli. Aníbal tiene unos cincuenta años y Lilli ronda los cuarenta. La víspera de Navidad, Lilli y Aníbal encuentran a un bebé en un gran basurero. Es niño y parece sano, pero deciden llevarlo al hospital infantil más cercano. Allí son testigos de algo extraordinario: ni los doctores ni las enfermeras logran ver al niño, y Lilli y Aníbal son expulsados del hospital. ¿Qué está ocurriendo? ¿Hay alguien más que pueda ver al bebé o solo ellos? ¿O es que el niño es invisible para las personas «con hogar»? Y, sobre todo, ¿quién es ese niño tan especial?.

Hay películas que siempre están de actualidad: las que denuncian las injusticias allá donde ocurran, mientras nos ponen delante un espejo donde mirarnos, sin filtros.

Los ‘Estados del bienestar’ a los que nos hemos acostumbrado en la inmensa mayoría de países ‘civilizados occidentales’ durante la segunda mitad del siglo XX y el convulso e incipiente siglo XXI, si bien han traído prosperidad y una serie de innegables ventajas, también se han caracterizado por acumular cadáveres en el armario. 

Cadáveres económicos, sociales y de valores. 

A medida que avanzamos tecnológicamente, también perdemos una pequeña parte de la humanidad que, antes, estaba muy presente en el día a día de las personas, ganando en egoísmo e hipocresía.

‘Pan del cielo’, arranca de una forma tan demoledora que te atrapa y no te suelta hasta el final de la cinta. Lilli y Aníbal podríamos ser cualquiera a poco que la partida de la vida nos entregue un par de malas manos. 

Su triste historia, la hipocresía a la que se enfrentan a diario, como fantasmas urbanos a los que todos (y nadie) ven, son motivos más que suficientes, y bofetadas más que suficientes a nuestras conciencias, para ver la película. 

No hay mayor perversión del concepto mismo de ‘Estado del bienestar’, que tener gente sin hogar en países del primer mundo, sin soluciones a la vista más allá de la ardua subsistencia.

Pero ‘Pan del cielo’ no se queda ahí, va más allá. Su historia habla de esperanza y redención, de la necesidad de trascender más allá de lo que tenemos hacia lo que somos. 

De superar prejuicios muchas veces infundados, de compartir y mirar más allá de la comodidad de una vida imperfecta, pero trazada por el sistema para que el individuo se duerma en la falsa sensación de seguridad, siempre a un paso de la desdicha al construir su hogar mental sobre un suelo de barro lleno de derechos sin deberes.

‘Pan del cielo’ es una película católica, y cristiana. Pero su discurso no adoctrina en la fe, sino que ahonda en su mejor significado: ese que no está matizado por los seres humanos que, casi siempre con perversas intenciones terrenales, interpretan a su antojo.     

Un mensaje bienintencionado de unión, de virtud, de al menos intentar, contra viento y marea, ser mejores de lo que somos. 

Creer para ver (en nosotros mismos, en un dios o más de uno, en lo que queramos)… más que ver para creer, es el mejor regalo que podemos hacer al mundo, y a nosotros mismos. 

Lo mejor: la conmovedora, y demoledora, escena de apertura. 

Lo peor: que las vidas de los Aníbal y Lilli reales, las obviemos cada día en nuestras calles. 

Comentarios

Te puede interesar
APV anuncia el estreno de ‘El Caballero Verde’ en España
Benedict Cumberbatch ¡protagoniza ‘El espía inglés’!
¡Spielberg brilla en el nuevo tráiler de ‘West Side Story’!
‘Dune (2021)’: y la buena adaptación se hizo posible

Deja un comentario