Home > Estrenos > Críticas > ‘Un amigo extraordinario’: ser humano

‘Un amigo extraordinario’: ser humano

El periodista Lloyd Vogel recibe la misión de indagar en la figura de Fred Rogers. La empatía, amabilidad y decencia de Fred desarman a Vogel y lo obligan a examinar su propia vida.

Hay películas que son lecciones de vida. 

Llegan sin hacer ruido, entrañables sin ser empalagosas; profundamente humanas sin caer en el sentimentalismo de lágrima fácil; aleccionadoras sin señalar con el dedo lo que está bien y lo que está mal; conscientes de que el ser humano está lleno de luces, y de sombras. 

La polifacética Marielle Heller (escritora, actriz y directora) se las arregla para balancear las emociones, construyendo un relato que se nutre de humanidad, a través de las vivencias del icónico Fred Rogers (Mr. Rogers), interpretado con la maestría a la que Tom Hanks ya nos tiene acostumbrados, y la relación que establece con el desengañado periodista Lloyd Vogel (Matthew Rhys, que aguanta el tipo ante Hanks, evolucionando durante el metraje). 

Rogers y Vogel son dos caras de una misma moneda. 

Poco a poco, su relación florece, y Vogel descubre que su vida es mucho más que una colección de vivencias, prejuicios, miedos, rencores y anhelos. 

Lejos de beatificar al señor Rogers, Marielle Heller le imprime credibilidad. 

Alguien que no es perfecto, con un pasado turbulento que encontró en la psicología, la música, la educación infantil y la fe (en su mejor sentido) razones para crecer e intentó, todos los días, buscar y sacar lo mejor de la vida y de la gente, recordándonos que todo depende del cristal con que miramos al mundo. 

En su programa, Vogel abordó multitud de conflictos y problemas sociales y emocionales; siempre constructivo, siempre cercano a los más jóvenes, dispuesto a que conocieran la realidad de las cosas, de forma que pudieran abordarla con mente y corazón abiertos.  

En estos tiempos donde es fácil dejarnos llevar por el desánimo, la figura de Fred Rogers y su legado resultan imprescindibles. 

Somos olas en un mar enorme, y a veces olvidamos que no existiría sin nosotros. 

‘Un amigo extraordinario’, nos recuerda la importancia de nuestros actos. Si decidimos dejar la mejor huella en el mundo, haremos nuestra parte como, durante toda su vida, hizo Fred Rogers, influenciando a miles de personas… para ser mejores. 

Lo mejor: Tom Hanks, Matthew Rhys y lección de vida.    

Lo peor: el desarrollo, en exceso convencional.

Comentarios

Te puede interesar
‘Veneciafrenia’ de Alex de la Iglesia empieza a rodarse
‘Promare’, fuego y hielo contra la pandemia
‘Noticias del gran mundo’ ¡estrena póster y tráiler!
‘Regreso a Hope Gap’, matrimonio en vía muerta

Deja un comentario