Home > Estrenos > Críticas > ‘Greenland: El último refugio’, vergüenza ajena

‘Greenland: El último refugio’, vergüenza ajena

Cuando el mundo se entera de que el asteroide más grande de la historia va a impactar en la Tierra y aniquilar todo rastro de vida, los gobiernos de todo el mundo realizan un sorteo en el cual los afortunados podrán sobrevivir en refugios secretos. Esta decisión desata un caos a nivel mundial. Jeff y su familia emprenderán un viaje donde se enfrentarán a los más imponentes peligros de la naturaleza, lo que les obligará a encontrar la manera de mantenerse unidos mientras encuentran la forma de sobrevivir.

Resulta curioso que después de los esfuerzos por parte de las salas de distribución para ofrecer lugares seguros en los que seguir soñando despiertos, y una vez que las compañías han vuelto a soltar lastre para la pantalla grande, tras ese cambio de tendencia sobre las plataformas digitales, el público no termine de recuperar la confianza perdida. Sobre todo cuando se tiende a volver a los anteriores hábitos de comportamiento dentro de la burbuja de la “nueva normalidad”.

Dicho esto, y con la que está cayendo en la actualidad en todos los rincones del planeta, también es paradójico toparse con una historia de destrucción masiva y elitista. No encontramos mascarilla alguna -a las que estamos ya tan acostumbrados- en sus imágenes, pero sí planes devastadores para un futuro incierto de la humanidad.

La presidencia de USA -la ficticia que no la real-, endeudada con el personaje de Gerard Butler en ‘Objetivo: Washington D.C.’ por haberle salvado el pellejo, se redime ahora devolviendo el favor a otro sujeto interpretado por dicho actor (que además ejerce de productor de nuevo en esta cinta), a quien considera indispensable en caso de aniquilación masiva.

Vistos así los hechos, su director Ric Roman Waugh (‘Maestro del crimen’, ‘El mensajero’), se concentra en la preparación de un apocalipsis con connotaciones de extinción natural mediante una alerta tecnológica selectiva y política, por parte de los gobiernos de todo el planeta.

Chris Sparling (‘Buried’, ‘Blackwood’), firma un guión bastante flojo, que no llega a la altura de las pretensiones de la acción, creando sin necesidad situaciones demasiado manidas para una aventura de tal calibre.

Gerard Butler (Juego de ladrones: El atraco perfecto’, ‘300’), y Morena Baccarin (las dos entregas de ‘Deadpool’, ‘Serenity’), interpretan a una pareja en ese incómodo proceso de separación con un niño pequeño de por medio, Roger Dale Floyd (‘Doctor Sueño’). Corriendo de un lado para otro de la pantalla entre pérdidas y encuentros para garantizar la propia supervivencia, hacen lo que el guion más o menos les va permitiendo, dejando lo espectacular para la sección de efectos especiales, poco más.

‘Greenland: El último refugio’ peca un poco de excesiva credulidad al asumir lo que está ocurriendo por parte de la ciudadanía. Pero sobre todo de vergüenza ajena por vivir en un país que retrata de insolidario y donde la premisa principal y única es la de sálvese quien pueda. Y claro, la actual pandemia se queda muy cortita frente a la brutal amenaza del “destructor de planetas”, un cometa llamado Clark (se pide a gritos subliminales la ayuda de Kent, Clark Kent, para limpiar todo el cotarro).

Tanto por su dosis de suspense como por la acción casi contenida en esta crónica de exterminio anunciada, merece la pena luchar por ese paraíso verde profetizado en el que la humanidad entra en “modo reinicio”… hasta que se descubra la realidad del deshielo polar. 

Lo mejor: montar todo un apocalipsis para reconciliación de propios y extraños.

Lo peor: la ingenuidad que sobrevuela por todo su argumento.

Comentarios

Te puede interesar
‘Veneciafrenia’ de Alex de la Iglesia empieza a rodarse
‘Promare’, fuego y hielo contra la pandemia
‘Noticias del gran mundo’ ¡estrena póster y tráiler!
‘Regreso a Hope Gap’, matrimonio en vía muerta

Deja un comentario