Home > Estrenos > Críticas > ‘Jóvenes y brujas’, la ventaja de ser una más

‘Jóvenes y brujas’, la ventaja de ser una más

Un ecléctico cuarteto de aspirantes a brujas adolescentes obtienen más de lo que esperaban mientras se apoyan en sus nuevos poderes.

Siempre he prodigado a los cuatro vientos las ventajas de ser una más para todo. En casa, en el círculo de amistades, en la vida laboral… en todo. En estos tiempos en que lo femenino debería alcanzar el lugar que le corresponde en todos los usos y estamentos de la sociedad, su auténtica cota, no estaría de más hacer un poquito de brujería por aquello de obtener antes la paridad.

Recuperando el espíritu de aquellas cuatro chicas góticas que hicieron de las suyas a finales del siglo pasado, esta nueva versión no deja de ser un legado como reza su título original ‘The Craft: Legacy’. ¿Qué quiere decir esto…? Pues que tiene su conexión, tanto tiempo después. O al menos debería tenerla. 

El sello especializado Blumhouse se ha hecho cargo de esta producción, lo que viene a ser jugar a la ruleta rusa ante el éxito o el horror, y no estamos hablando precisamente de miedo. De igual modo que grandes éxitos como ‘Paranormal Activity’, ‘Insidious’, ‘The Purge: La noche de las bestias’, ‘El regalo’, ‘Múltiple’, ‘Déjame salir’ y la más reciente adaptación de ‘El hombre invisible’, han tirado del carro del género y de la compañía, sus secuelas y otros títulos como ‘Fantasy Island’ o la presente, parecen vivir de los réditos.

Por ello, conociendo cómo las suelta, “una de cal y otra de arena” -no siempre en iguales proporciones-, y cuando no tienes mucha fe, te acercas sin alguna expectativa a su visionado. Los cuatro elementos o los  puntos cardinales, un juego de muchachas en el instituto que no terminan de encontrar su lugar. Conectan para dedicarse al oficio de la brujería adolescente, y a golpe de videoclip se van haciendo las más pop del lugar. Pero cuando ya lo tiene planteado y podemos pasar a otros capítulos para crear terror, suspense, miedo o lo que sea, su directora y guionista Zoe Lister-Jones sufre un ataque de pánico (en sentido figurado, pues no hay otra explicación), y decide resolverlo de manera precipitada. Aquello de “un gran poder conlleva una gran responsabilidad” es aplicable a ella misma, a las cuatro protagonistas que se defienden bastante bien, y hasta a Sony, por los derechos del superhéroe arácnido.

El caso es que consigue atraparte. Y también dejarte en la estacada en mitad de la nada argumental. Es lo que más rabia da. Tenía la gran posibilidad de llevarte a donde quisiera… y lo desaprovecha. Todo un misterio, un ‘Expediente X’ compartido por un David Duchovny bastante desperdiciado, por no hablar de lo insustancial del personaje de Michelle Monaghan.

Ellas sí, las cuatro brujitas parecen haberse divertido como si hubiesen salido del Disney Channel, bueno… ahora mejor dicho de Disney+. Las protagonistas Cailee Spaeny, Zoey Luna, Gideon Adlon y Lovie Simone, arco iris multicolor sexual y racial, consiguen enfilar el acoso escolar hacia la ventaja de ser una más. Divierten y tienen su punto de magia.

‘Jóvenes y brujas’ es, en definitiva, un desperdicio. Una declaración de intenciones para sacar un título comercial en estas fechas del año, que podía haber sido mucho más ambicioso como proyecto. Pero lo tira todo al fuego de un hechizo ilegible e insípido al capricho del sinsentido. Lo malo de ir sin expectativas es que, igual que te las crea, las arrebata como por arte de magia.

Lo mejor: las chicas y su complicidad. Algunas partes de la trama.

Lo peor: todo lo demás.

Comentarios

Te puede interesar
‘Sin señas particulares’, la insoportable ingravidez del ser
Ya tenemos el tráiler y la fecha de estreno de ‘3 Caminos’
El 26 de marzo llega ¡’El bebé jefazo: negocios de familia’!
Finalistas al XXVI premio José María Forqué

Deja un comentario