Home > Estrenos > Críticas > ‘Para Sama’, sangre en el alma

‘Para Sama’, sangre en el alma

Una carta de amor de una joven madre a su hija, la película cuenta la historia de la vida de Waad Al-Kateab a lo largo de cinco años de guerra en Alepo, Siria. Durante estos cinco años se enamora, se casa y da a luz a Sama, mientras un conflicto catastrófico se levanta a su alrededor. Su cámara captura historias increíbles de pérdida, risas y supervivencia mientras Waad decide si huir o no de la ciudad para proteger la vida de su hija, cuando irse significa abandonar la lucha por la libertad por la que ya se ha sacrificado tanto.

‘Para Sama’ es una de esas historias en las que sales de la sala con el sentido aturdido, azotado, castigado y hasta azorado. No hay nada ficticio. Todo es cámara en mano y sonido directo, salvo alguna ráfaga de tenue melodía por aquello de que la carne no quede demasiado cruda, pero sí poco hecha. Te hiere por tanto escombro humano, tanta desolación y por el exceso de tamaña muerte sin excusa. Pero lo que todavía resuena en la mente son las imágenes de víctimas inocentes que derraman la sangre de sus almas para diluirse en el agua estancada y sucia de la insensatez.

Es un documento visceral que narra en primera persona la experiencia de Waad Al-Kateab, su realizadora. Una joven universitaria decidida a permanecer en la devastada Siria durante la cruenta guerra civil, el horror latente que permanece aún en nuestros días. 

Más de 500 horas de material recopilado con grabaciones en teléfono móvil, cámara de fotos, videocámara e incluso algún que otro dron para tomas aéreas, han servido para reflejar el dolor de quienes luchan por la libertad. Sus retratos son valientes, trágicos y demasiado potentes para las costumbres occidentales. O mejor dicho, para quienes no estamos tan acostumbrados, por suerte, al dolor de la guerra.

Con todo ese material a salvo y con la ayuda del realizador Edward Watts, ambos logran dar forma a esa enorme maraña documental. Nos hacen navegar en ese tiempo convulso y en cómo sus vidas cambiaron para siempre.

El hilo conductor es el nacimiento de la pequeña Sama. “He filmado esta película para ti, necesito que comprendas para qué luchábamos”, llega a confesar su madre. Una niña nacida donde muchos otros pierden la vida con suma facilidad. Una pequeña que nunca llora como un bebé normal haría. Y a quien le pregunta si alguna vez la perdonará por haberla traído a un mundo así. Duro ¿no….?

Pero por encima de estas preguntas un tanto retóricas, está el daño, el dolor, la muerte, que nunca es ficticia y el capricho de vivir en esas circunstancias. La cronología del asedio a Alepo, la lucha por la supervivencia y la huida de un país dejando recuerdos mutilados de una juventud. 

‘Para Sama’ es mucho más allá que una denuncia. Es la concienciación global de uno de los tremendos problemas que asolan a la humanidad, mientras el resto mira para otro lado. Es vivir la guerra con todo lo que ello conlleva… No es ir a una sala a ver una película sin más.

Lo mejor: la valentía y el milagro de poder mostrar de una manera únicamente gráfica el reverso del amor y cariño que una padre puede tener por su hija.

Lo peor: que no es una película sin más, y que los personajes no actúan en realidad.

Comentarios

Te puede interesar
‘Sin señas particulares’, la insoportable ingravidez del ser
Ya tenemos el tráiler y la fecha de estreno de ‘3 Caminos’
El 26 de marzo llega ¡’El bebé jefazo: negocios de familia’!
Finalistas al XXVI premio José María Forqué

Deja un comentario