Home > Estrenos > Críticas > ‘Yalda, la noche del perdón’, lección de ética televisiva

‘Yalda, la noche del perdón’, lección de ética televisiva

En el Irán actual, Maryam (22) es sentenciada a muerte tras matar por accidente a su marido, Nasser (65). La única persona que puede salvarla es Mona (37), la hija de Nasser. Para ello, solo tiene que acudir a un conocido programa de televisión y perdonar en directo a Maryam. Pero cuesta perdonar cuando ambas se ven obligadas a revivir el pasado.

En la cultura iraní, Yalda es la noche más larga del año. Un momento dedicado al perdón que aprovecha la televisión del país para intentar canjearlo por la máxima audiencia.

‘Yalda, la noche del perdón’ es una ficción inspirada en el programa televisivo “Mah-e Asal” (algo así como “Luna de Miel”, curioso nombre para su temática). En dicho reality-show contencioso se invocaba al perdón, o por el contrario al Qisās (“ojo por ojo”), de su sistema judicial. En el primer caso viene a suponer un acto de contrición o de caridad para purificar los pecados. En el segundo es, sencillamente, ejecutar la venganza según potencia la ley islámica.

Escrita y dirigida por Massoud Bakhshi (‘A Respectable Family’), está narrada en un asfixiante tiempo casi real, deambulando cámara en mano entre el plató, la sala de control y las bambalinas de los estudios del canal principalmente. 

Cine y televisión. El público comparte diferentes formatos para una misma historia de cinismo. La película critica el sistema judicial mientras el programa reivindica las audiencias masivas en torno a las desgracias ajenas. Tal vez por aquello de olvidarse de las propias. Concursos, sorteos y votaciones vía sms para perdonar o ejecutar. Una contienda entre dos mujeres sobre un escenario-cuadrilátero moderada por un productor-árbitro en la distancia, el juicio final de si vive tras el perdón o si se ejecuta su pena de muerte. Una visión tan atroz como real, mientras muchos televidentes se reúnen a festejar la larga noche del perdón atiborrándose de viandas y del espectáculo.

Nervios, tensa espera, y mucho suspense aguardando el posible indulto. Y una vida en juego. Mientras tanto el programa “La alegría del perdón” pregona con caracteres muy llamativos su lema “adiós a las hostilidades y a limpiar también el corazón”.

Sadaf Asgari, Behnaz Jafari, Babak Karimi, Fereshteh Sadre Orafaiy, Forough Ghajabagli y Fereshteh Hosseini son los principales intérpretes de este elenco que describe las miserias humanas a modo de esclavos y siervos de una escaleta televisiva. Nos van introduciendo en esa vorágine minutada mientras se pierde de vista el sentido de la culpabilidad o del verdadero valor del perdón.

‘Yalda, la noche del perdón’ es una lección de ética que va más allá. Cuestiona los matrimonios pactados a cambio de cadenas de favores, el amor entre padres e hijos, el perdón interesado o la venganza por una herencia…, engalanados con las bellas palabras del poeta Hafiz sobre los placeres divinos. Toda una sátira o lección crítica que pone en entredicho la incongruente sociedad actual.

Lo mejor: las destacables actuaciones que responden a la falta de valores y a la hipocresía de vivir una falsa realidad, y ver parte del mundo de la pequeña pantalla a través de la grande.

Lo peor: lo retorcidos que podemos llegar a ser enarbolando la palabra justicia, y las evidentes diferencias entre la mujer y el hombre que persisten dentro de la cultura musulmana.

Comentarios

Te puede interesar
‘La crónica francesa’, magnífico delirio creativo
El primer reality de Netflix llega el 21/10
‘Venom. Habrá Matanza’: sin desvíos
Llega el tráiler de ‘TRES’ de Juanjo Giménez

Deja un comentario