Home > Estrenos > Críticas > ‘Poliamor para principiantes’, en el amor todo es empezar

‘Poliamor para principiantes’, en el amor todo es empezar

Satur y Tina son un matrimonio en el que ella aporta el dinero y él se ocupa de la casa y el niño. El problema es que el niño, Manu, tiene ya 28 años y es un mediocre youtuber. Satur convertirá a su hijo en “El ranger del amor”, un exitoso youtuber enmascarado defensor del amor romántico que se enamora perdidamente de Amanda. Lo que Manu no sabe es que Amanda es poliamorosa y tiene relaciones con Marta y Esteban, una acomodada pareja de médicos con dos hijos, con Claudia, una chica trans que trabaja en el mundo de la moda y con Alex, monitor de paracaidismo y modelo cachas.

La cada vez más deseada y paulatina salida del confinamiento, junto a la necesidad imperiosa de explorar, vivir y disfrutar de la vida, hacen que se produzcan situaciones curiosas y cuando menos inverosímiles sobre las relaciones sentimentales entre dos o más personas. Aunque esto venga de más atrás.

Si con dos cromosomas, como el “X” y el “Y”, somos capaces de jugar entre sí y multiplicarlos dejando en ridículo cualquier milagro de panes y peces que se tercie, la imaginación humana no ha de poner límites a las infinitas posibilidades de las nuevas ofertas relacionales que se pueda alguien plantear. Salvado el problemilla de la costosa manutención económica y sentimental de un poli-matrimonio convencido, en la vida poli-familiar todo ha de ser ventajas. Los cuidados y atenciones de los menores, descuentos en las facturas de agua, gas y electricidad, en el IBI, en los transportes e incluso a la hora de adquirir microbuses con los que viajar todos juntos al descanso vacacional. Todo un éxito si se sobrevive al intento.

‘Poliamor para principiantes’ quisiera ser un manual de instrucciones, una biblia y un diccionario terminológico sobre la gran oferta multi amorosa que podemos encontrar en el mercado. Pero lo cierto es que se queda en tan solo una suave sátira que no termina de exponer pros y contras de esta nueva y prolífica modalidad de entenderse.

Fernando Colomo hace un amago de “unboxing” por descifrar las maravillas del universo pan sexual, para abrirse a un mundo de oportunidades y posibilidades pactadas bajo el “acuerdo de fluidos”. Pero su comedia se queda muy corta ante tales expectativas. 

Casandra Macías Gago y Marina Maesso, guionistas además del propio Colomo, intentan adentrarse en el metamor, en la compersión, en la cocrianza, el inclusismo e incluso en el intrusismo de las relaciones sentimentales. Pero al igual que los unicornios son seres fabulosos en las fantasías, parecen estancarse en la época de los Powers Rangers.

Karra Elejalde, María Pedraza, Quim Àvila y Toni Acosta, encabezan un largo reparto en busca de que fluya el amor y la comedia, por encima de la rutina y de la falta de motivación entre parejas y grupos. “Lo importante es querer a quien sea” viene a ser su mensaje.

‘Poliamor para principiantes’ es una película divertida, ciertamente alocada y repleta de buenas intenciones, pero muy falta de ambición por intentar equilibrar cualquier perfil representado. Es como “apartar al becerro de la manada”. Así como en el amor todo es empezar, en el poliamor continúa con un no parar de “poli-problemas”… o ¿acaso se va a poder hacer la Declaración de la Renta poli-conjunta…?

Lo mejor: el nuevo concepto liberal de los cuentos frente a los clásicos como los de Disney, y algunos golpes que lucen pero no terminan de brillar.

Lo peor: el resultado “poli-fallido” de una comedia un tanto liviana y desenfadada.

Comentarios

Te puede interesar
‘Top Gun. Maverick’: aquellos maravillosos años
Nathan Drake y Sully aterrizan en tu salón: ‘Uncharted’
La nueva versión de ‘Ojos de fuego’ ¡el viernes en cines!
‘Doctor Strange en el Multiverso de la locura’: Marvel se lía un buen po…

Deja un comentario