Home > Estrenos > Críticas > ‘Un polvo desafortunado o porno loco’: nido de hipócritas

‘Un polvo desafortunado o porno loco’: nido de hipócritas

Póster de ‘Un polvo desafortunado o porno loco’

Explora la relación entre el individuo y la sociedad, mostrando lo que sucede cuando una profesora de secundaria (Katia Pascariu) publica un vídeo personal de pornografía amateur en una web. Las consecuencias de su decisión le afectarán profundamente a ella y a la comunidad educativa en la que trabaja.

Siempre es bienvenida una película impredecible y repleta de ideas. 

La última cinta del director rumano Radu Jude no es apta para todos los públicos, ni todos los gustos. 

Dividida en actos, ‘Un polvo desafortunado o porno loco’ desgrana la hipocresía general inherente al ser humano, agravada por la pandemia y los pies de barro de una sociedad fachada hasta arriba  de miserias, política y valores vacíos de contenido y una latente sensación de que todo nuestro ‘bienestar’ pende de un hilo. 

La cinta omite los mandatos del cine convencional, transitando a trompicones por el drama, la comedia, la sátira y la tragedia. Poniéndose tan solemne como burda, teatralizando cuando toca y usando un sinfín de recursos, no siempre acertados, para enviar contundentes y provocativos mensajes. 

Hay grandes planteamientos en esta montaña rusa, que se ven  diluidos por una puesta en escena caótica, a ratos absurda, pero sin duda atrevida, hilarante y encaminada a quedarse grabada en las retinas del espectador. 

Radu Jude hace del histerismo su bandera, y su obra es tan incómoda de ver como necesaria a modo de espejo en el que mirarnos. 

Todos los miserables personajes que llenan la película están presentes en nuestro día a día, a menudo tan hiperbólicos y pasados de vueltas como aquí los pintan. 

Las tribulaciones de esta profesora de secundaria y su explícito vídeo sexual son solo el vehículo para mostrar hasta dónde llega nuestra capacidad para engañarnos, catalogar lo que está bien o mal según nuestros intereses, y acotar la esfera de lo público y lo privado de acuerdo a criterios interesados. 

Radu Jude se posiciona como un director indomable, alocado e interesante. 

Nada mal para una época donde cualquier tontería se maximiza, y las cosas realmente importantes se entierran en toneladas de parrafadas, eslóganes y mentiras. 

Lo mejor: el torbellino de ideas. 

Lo peor: a veces es tan caótica y burda que pierde fuerza. 

Comentarios

Te puede interesar
‘Oswald: el Falsificador’ ¡en septiembre en Filmin!
‘A league of their own’ ¡mañana en Prime!
‘Predator. La Presa’: digna secuela a la altura
‘Bullet Train’: Quentin, Guy, Brad y David se suben a un tren

Deja un comentario