Keri Russell y Jason Clarke durante el rodaje