Hugh Laurie y George Clooney en la película