Home > Estrenos > Críticas > ‘Dune. Parte dos’: el tremendo alarde de Denis Villeneuve

‘Dune. Parte dos’: el tremendo alarde de Denis Villeneuve

Tras los sucesos de la primera parte acontecidos en el planeta Arrakis, el joven Paul Atreides se une a la tribu de los Fremen y comienza un viaje espiritual y marcial para convertirse en mesías, mientras intenta evitar el horrible pero inevitable futuro que ha presenciado: una Guerra Santa en su nombre, que se extiende por todo el universo conocido… Secuela de ‘Dune’.

Si ‘El Señor de los Anillos’, se considera una Saga fundamental de la novela fantástica, ‘Dune’ es, para muchos, lo mismo en lo referente a la Ciencia-ficción literaria.

La Saga creada por Frank Herbert (y explotada después por sus herederos) logró no solo dotar de profundidad, cuerpo y entidad a Arrakis, la Especia y toda la Odisea político-social y existencial de los Atreides, Harkonnen y demás casas del Imperio Galáctico. Herbert alumbró un hito muy difícil de superar, mil veces imitado y llamado a perdurar por los siglos de los siglos.

Con semejante papeleta, adaptar a la gran pantalla la primera entrega de la saga ya era un hueso duro de roer (considerando, además, lo mal que envejecieron los intentos anteriores), pero Denis Villeneuve logró una impecable primera parte.

Con ‘Dune: parte dos’, el director y todo su equipo creativo continúan alardeando y demostrando que las segundas partes son tan buenas (o mejores) que las primeras.

Con casi tres horas de metraje, Villeneuve entrega un espectáculo visual y sonoro impecable (una vez más, la banda sonora de Hans Zimmer es una pieza tan fundamental como el diseño de producción, las poderosas imágenes engalanadas por la fotografía de Greig Fraser o los intachables efectos visuales), ahondando en la mitología de la Saga y traduciendo al lenguaje cinematográfico con éxito pasajes de la novela pensados para permanecer en el papel y la tinta.

Resulta increíble que el co-guionista de Villeneuve sea de nuevo Jon Spaihts, el mismo que puso la tinta a despropósitos como ‘Prometheus’. Cierto es que sobran unos minutos de metraje destinados a fardar más que a aportar. Cierto es que hay algún que otro agujero o decisión apresurada para que la trama avance.

Pero, con alguna sombra aquí y allá, ‘Dune: parte dos’, brilla con la intensidad del sol de Arrakis, alucina como una buena dosis de Especia, se retuerce cual maquinación de las Bene Gesserit y pesa cual cuerpazo del barón Vladimir Harkonnen.

Mención especial en esta maravillosa película para los papelones de Chalamet, Ferguson y Bardem, cuyo Stilgar se lleva aquí gran parte del pastel del lucimiento. Lo que no significa, en absoluto, que el resto del elenco no esté entregadísimo y por encima de la media.

Solo una gran Sala de Cine puede albergar y honrar el legado de Herbert, elevado a la categoría de Cine con mayúsculas por un Director que, cual Nolan, demuestra que aún no ha tocado, ni de lejos, techo.

Lo mejor: honra a su referente literario y al Séptimo Arte.

Lo peor: le sobra casi media hora de fardar, que no aporta por mucho que deleite los sentidos.

Comentarios

Te puede interesar
La primera profecía: hoy estreno solo en cines
El mayor número de vueltas de campana en El Especialista
Tron Ares: La nueva entrega de Tron está en fase de producción
‘Desconocidos (All of Us Strangers)’, el poder del amor

Deja un comentario