Home > Estrenos > Críticas > ‘La vida de Pi’: Poesía en movimiento

‘La vida de Pi’: Poesía en movimiento

La vida de Pi

La vida de Pi

Tras un naufragio en medio del océano Pacífico, el joven indio Pi, hijo de un guarda de zoo que viajaba de la India a Canadá, se encuentra en un bote salvavidas con un único superviviente, un tigre de bengala llamado Richard Parker, con quien labrará una emocionante e inesperada relación. 

Si me hubieran preguntado qué Director conseguiría llevar a la gran pantalla,  con éxito, la novela de Yann Martel, Ang Lee hubiera sido mi primera opción. Lee es capaz de tocar extremos conservando la cordura y, sobre todo, manteniéndose firme y dispuesto a ofrecer un espectáculo de calidad.

‘La Vida de Pi’ es el realismo mágico hecho realismo. La impecable factura de la cinta hace que cada imagen sea Poesía en movimiento, tan palpable como la vida misma; exprime la tecnología 3d y muestra su mejor cara, lejos de la manipulación sobredimensionada y enfocada a sacar cuartos a la que nos tienen acostumbrados.

Las imágenes no están ahí para que las toquemos con las manos y presumamos de gafitas: nos atrapan, nos rodean y, finalmente, nos sumergen en la narración.

Para disfrutar al máximo de ‘La vida de Pi’ es obligatorio creer, pues la película es la invitación cinematográfica más sincera de los últimos años; una delicatessen para la imaginación y los sentidos, que se acompaña además de un Libreto (minimalista pero exquisito) que encaja como un guante para acompañar a semejante espectáculo y hacer justicia a la obra de Martel.

Pero hay que estar muy atentos. El viaje de Pi requiere de toda nuestra implicación. Si no, es posible que -al finalizar la película- corramos el riesgo de pensar que no ha pasado absolutamente nada, aparte de regalarnos las retinas.

Nada más lejos de la realidad: ‘La vida de Pi’ gira 180 grados mediado el metraje, dando un puñetazo sobre la mesa, para engrandecer a Ang Lee como Cineasta Global, engalanar al Espectador y prepararlo para asimilar en su totalidad dos horas de AUTÉNTICO CINE: el que nos hace experimentar, nos conmueve, agita nuestras conciencias y nos embarca en el magnífico viaje que es la vida.

Inmensa película. Imprescindible.

Lo mejor: Todo.

Lo peor: Que ponga de manifiesto que la mayoría de producciones en 3d, solo valen para sacar dinero al Espectador.

Comentarios

Te puede interesar
‘Adiós’, frágil despedida
La Universidad de Alcalá y la Asociación de Cine de Valores y Solidario presentaron la constitución del instituto CIMUART y la segunda edición de los Premios Cygnus
‘Los miserables’, mercadillo de falsedades
Reevolution: la película española que bate el récord mundial

Deja un comentario