Home > Estrenos > Críticas > ‘Juntos y revueltos’: la fórmula no es mágica

‘Juntos y revueltos’: la fórmula no es mágica

Juntos y revueltos (Blended)

Juntos y revueltos (Blended)

Lauren y Jim son padres solteros que acaban de tener una cita entre ellos. Los dos quedan tan decepcionados que toman la decisión de no volver a verse nunca más. Sin embargo, el destino les depara una sorpresa cuando ambos se reencuentran durante sus vacaciones familiares en un safari en tierras africanas. Por si fuera poco, han reservado la misma suite del hotel. Tras el estupor inicial, surge la atracción entre ambos, aunque parece que estaban destinados a soportarse después de todo.

Hay actores que gustan al público hagan lo que hagan. En Estados Unidos tenemos dos: Tyler Perry (por suerte, muy poco conocido en España), el rey de la comedia afroamericana, y Adam Sandler.

Sandler es mucho mejor comediante que Perry, y entre sus películas hay unas cuantas joyas del género. Pero tiene al público tan en el bolsillo que empieza a ser una caricatura de sí mismo, con el ‘aliciente’ de perder la gracia en el camino.

Con el piloto automático, Sandler busca repetir la jugada maestra de ’50 primeras citas’ (una de esas comedias redondas donde todos los elementos, incluso los soeces, encajaban a la perfección) aliándose de nuevo con Drew Barrymore, y cambiando  los embrollos amnésicos por los líos de comedia situada en un Resort, que tantos y tantos ejemplos hemos vistos en los últimos años.

La química de la pareja protagonista sigue intacta,  y se nota que ambos están en su salsa, divirtiéndose de lo lindo trabajando juntos, compenetrados y tan diferentes que nos cuadra eso de que pueda nacer el amor entre ellos. Los problemas de ‘Juntos y revueltos’, nada tienen que ver con la falta de química.

El problema es que Frank Coraci no consigue atar a Adam Sandler, que se dedica a interpretar lo mismo de siempre sin nadie que le ponga los puntos sobre las íes y le frene cuando se pasa de frenada. Lo que funcionó en ’50 primeras citas’, que contaba además con un libreto mucho más sólido que éste, fracasa aquí.

Los chistes malos, los lugares comunes (aparecen todos) de la Comedia de Lugar paradisíaco y Hotelazo y los giros y giros argumentales que, al final, acaban de la forma ñoña y predecible que vemos venir a kilómetros, convierten a ‘Juntos y revueltos’ en una película que contentará solo a los fans más acérrimos de todo lo que Sandler hace (o deshace).

Algunos chistes logrados, y nada nuevo bajo el sol. La fórmula mágica de ’50 primeras citas’, funcionó una vez.

La pregunta es ¿tendrá Adam Sandler el cuajo de intentar volver a ser el cómico que fue, o le vale con llenarse los bolsillos un par de veces al año?

Lo mejor: la química Sandler-Barrymore continúa intacta.

Lo peor: quiere repetir la jugada con lo mínimo.

Comentarios

Te puede interesar
‘El irlandés’, memorias de un pintor de casas
Arranca una nueva edición de la Muestra de Cine de Lanzarote
Primer tráiler y cartel de Un amigo extraordinario
‘Le Mans ‘66’, joya sobre ruedas

Deja un comentario