Home > Estrenos > Críticas > ‘Mortdecai’: cobrar el cheque, y a casa

‘Mortdecai’: cobrar el cheque, y a casa

Póster en español de 'Mortdecai'

Póster en español de 'Mortdecai'

Mientras sortea a unos rusos cabreados, al Mi5 británico, a su esposa de piernas imposibles y a un terrorista internacional, el elegante marchante de arte y granuja a tiempo parcial, Charlie Mortdecai (Johnny Depp), deberá cruzar el globo armado únicamente con su elegancia y su encanto especial en una carrera para recuperar una pintura robada que, se rumorea, contiene el código de cuenta de un banco perdido lleno de oro Nazi.

Que Johnny Depp es un camaleón está fuera de toda duda.

En condiciones ideales, la capacidad del actor para fundirse con su personaje y desaparecer en su interior, resulta muy bienvenida ( ‘Eduardo Manostijeras’, ‘Charlie y la fábrica de chocolate’ y la primera entrega de la cargante saga Piratesca, a bote pronto); el problema, sin embargo, viene cuando el personaje y la película, no tienen pizca de gracia.

Aunque parezca mentira, ‘Mortdecai’ es la primera comedia de espías con grandes nombres detrás donde, con mucha suerte y entrega, soltarán una media sonrisa. El resto del metraje, se aburrirán como ostras.

Los insufribles acentos británicos, la sucesión de personajes y situaciones caricaturescas hasta extremos ridículos; las interpretaciones cansinas de todo el elenco (con especial atención al fenómeno conocido como ‘cobrar el cheque, y a casa’, maximizado en las decepcionantes interpretaciones de la siempre sobrevalorada Gwyneth Paltrow y el perdido Ewan McGregor) y la continua e implacable sensación de que esto huele a viejo, hacen de ‘Mortdecai’ una de las peores películas de este año apenas estrenado.

Aunque las comparaciones son odiosas, un solo minuto de la reciente ‘Kingsman: Servicio Secreto’ tiene más gancho, guasa, mala baba y estilo que los ciento seis de ‘Mortdecai’.

Por mucho que el espíritu del magnífico P.G. Wodehouse habite en el histriónico payaso Charlie Mortdecai; por mucho que las escenas estén bien resueltas, revelando que David Koepp sigue sabiendo de qué va esto de dirigir; por muy bonito que luzca todo… ‘Mortdecai’ carece de interés más allá del que mantendrán los fans acérrimos de Depp.

No pierdan el tiempo. Si quieren reírse con tipos patosos en aventuras imposibles, desempolven ‘La Pantera Rosa’, ‘Austin Powers’ , ‘Johnny English’ o ‘El Superagente 86’, por ejemplo.

Todas (mil veces) mejores que ésta.

Lo mejor: David Koepp sabe dirigir.

Lo peor: aburre a las ovejas.

Comentarios

Te puede interesar
‘Aguas oscuras’, un desalmado y real titán loco
‘Adú’, el valor de la vida
‘Cerca del horizonte’, las secuelas de los malos tratos
‘Bad Boys for life’: regresando con bagaje

Deja un comentario