Home > CVC > Aprende cine > El cine de la guerra II: lejos de los finales felices de Hollywood. El Neorrealismo italiano

El cine de la guerra II: lejos de los finales felices de Hollywood. El Neorrealismo italiano

apc_16_El ladrón de bicicletas

El Neorrealismo italiano es un movimiento de cine europeo marcado por las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial y se desarrolla durante la Postguerra.

El término Neorrealismo se usó por primera vez para definir este movimiento en la revista ‘II Film de Roma’ en 1943 por el crítico Umberto Bárbaro. Recoge una palabra usada anteriormente por Norberto Barolo pero que paradójicamente hacía referencia a un film de Marcel Carné, encuadrado en el Realismo poético francés.

Lejos de los finales felices de Hollywood, el Neorrealismo quiere mostrar una Italia asolada, triste, hambrienta y enferma. Se mira de cerca a la realidad a modo de denuncia social. Este cine confronta directamente con los valores del cine fascista. Totalmente contrario al carácter propagandístico del cine del régimen de Mussolini. Era un cine al que no se le podía dar ningún tipo de contenido social, no había pobreza, ni delincuencia y todo eran finales edulcorados.

Una vez delimitado el contexto en el que se desarrolla el Neorrealismo italiano y casi a modo de manual, decir que, como en otros movimientos cinematográficos del siglo XX, vamos a encontrarnos con toda una serie de elementos que darán conexión a la obra de un grupo de cineastas concretos: en primer lugar, ya hemos dejado claro su marcado carácter social que busca enmarcar la situación del individuo en la sociedad y que deja a un lado la trama o historia. No interesa la historia pero si los sentimientos de sus protagonistas. Se tienen poco en cuenta algunos aspectos formales, siendo muy característica la improvisación de escenarios y la no profesionalización del reparto. El brillo de las estrellas deja de ser relevante y en cierto modo, se proclama la “muerte” del actor de estudio.

Este tipo de cine tiene una serie de antecedentes. El primero de ellos, sale del marco cinematográfico y tiene que ver con la obra escrita de Giovanni Verga. Cabe destacar ‘La mala voluntad’ (1881) que además será la base de uno de los títulos más relevantes del movimiento ‘La tierra tiembla’ (1947) de Luchino Visconti. Ahora bien, en cuanto a los antecedentes cinematográficos, primeramente mencionar a directores como Nino Mortoglio que llevaron a cabo cine con un valor documental pero sin duda, el precursor directo es Alessandro Blasetti con la película ‘1860’ durante la década de los años treinta.

Ya hemos respondido a varias preguntas ¿qué es? ¿dónde? ¿por qué? y queda decir quiénes son los cineastas considerados integrantes de este movimiento además de cuáles fueron sus trabajos más relevantes. El filme que da inicio es ‘Roma, ciudad abierta’ de Roberto Rossellini (1945). Además de Rosellini cabe mencionar otros nombres como Vittorio De Sica (‘El ladrón de bicicletas’), Luchino Visconti (‘La tierra tiembla’) etc.

El fin del Neorrealismo viene marcado por un cambio de pensamiento en el país. EL gobierno formado a partir del año 1948 tuvo miedo del efecto que este cine podía causar de cara al resto de potencias. Tuvieron miedo de que Europa viera en estas películas el reflejo de Italia y se dañara su imagen. No se quiere una visión tan pesimista de cara al extranjero.

Posteriormente se puede hablar de una etapa post-neorrealista de la mano de algunos realizadores como o Federico Fellini.

En resumidas cuentas, nos encontramos ante un movimiento cinematográfico europeo puramente italiano que queda marcado por un estilo estrictamente nacional que busca convertirse en una herramienta de crítica social.

Comentarios

Te puede interesar
Cartel de ‘Animales fantásticos. Los crímenes de Grindelwald’ destacada
‘Animales fantásticos. Los crímenes de Grindelwald’: cajón (de)sastre
‘Alegría Tristeza’, dolor desesperado
Póster de 'Juliet, desnuda' destacada
¡Primer póster en español de ‘Juliet, desnuda’!
Póster de Dumbo destacada
El nuevo tráiler de ‘Dumbo’ ¡es bellísimo!

Deja un comentario