Home > Estrenos > Críticas > ‘Men in Black: International’, mujeres y hombres de negro

‘Men in Black: International’, mujeres y hombres de negro

Los Hombres de Negro se han extendido por el mundo entero, pero también lo ha hecho la escoria del universo. Y para mantenernos a salvo, el condecorado Agente H y la novata Agente M formarán una extraña pareja que podría funcionar. Mientras se enfrentan a una nueva amenaza alienígena que toma la forma de cualquiera, incluida la de los Hombres de Negro, estos deberán unir fuerzas en una aventura mundial para salvar la agencia y al mundo entero.

Han pasado casi treinta años desde que el escritor Lowell Cunningham y el ilustrador Sandy Carruthers crearan Los Hombres de Negro para el sello editorial Malibu Comics. Y más de veinte años desde la primera adaptación cinematográfica, seguida por una serie de animación televisiva. La segunda entrega llegó cinco años después, y finalmente la trilogía que contaba con el mismo equipo se cerró en el 2012. Ahora, el antiguo director de las tres películas, Barry Sonnenfeld convertido en productor ejecutivo al igual que el promotor de la idea, Steven Spielberg, relanzan las aventuras con ciertas licencias y modificaciones para una nueva generación de espectadores.

El hecho de que el propio icono femenino de la Columbia Pictures se anime (en el sentido literal), a ponerse las gafas oscuras es toda una declaración de intenciones. El principal estímulo o aliciente que tiene este cuarto capítulo es la primacía de la mujer para adaptarse a los nuevos cánones de la correcta paridad, aunque no por ello se ha modificado el título de Men por Women, o Women & Men in Black, o cualquier otra propuesta conmutativa que se pueda inventar.

‘Men in Black: International’, además, parece querer viajar a lo Bond. Francia, Estados Unidos, Inglaterra, Marruecos e Italia, son los escenarios elegidos para continuar mostrando la insólita y oculta convivencia entre los habituales nativos del planeta y los forasteros alienígenas, en una amplia amalgama de bichitos cada vez más variopintos.

La elección de un director cultivado en el cine de acción hace que la historia sea audaz en detrimento de un atractivo y coherente argumento. F. Gary Gray (‘Fast & Furious 8’, ‘Un ciudadano ejemplar’, ‘The Italian Job’, ‘Diablo’), invierte toda su artillería con un espectacular derroche visual de acción presentando nuevos vehículos, armas y monstruitos. Pero el tándem de guionistas formado por Matt Holloway y Art Marcum (‘Iron Man’, ‘Transformers: El último caballero’, ‘Punisher 2’), no termina de encajar el humor y los golpes que serían deseables para justificar sobradamente esta cuarta entrega.

Lo bueno de ‘Men in Black: International’ reside en el cambio de roles de la pareja protagonista. Chris Hemsworth abandona la capa y el martillo (bueno, hay una pequeña referencia, por pequeña que sea), para vestir de negro y gafas de sol para proteger su memoria de un neuralizador que se tercie. Tessa Thompson es valiente y audaz como una valkiria, quien desde su puesto de teleoperadora aspira a entrar en el elitista cuerpo del MiB, a modo de auto-reclutamiento. Nueva pareja, nueva química. Él aporta la belleza y ella la inteligencia. Además están acompañados por Emma Thompson (sirviendo de enlace con la anterior), Liam Neeson y una fugaz Rebecca Ferguson.

Fuera de lo citado, ‘Men in Black: International’ es más de lo mismo. Muchos más engendros, mucha acción y más gadgets, artilugios y vehículos que se metamorfosean alegremente… Busca la sintonía con sus predecesoras, pero su trepidante acción aplasta el humor que esconde de manera difusa. Danny Elfman regresa a la banda sonora con su inconfundible partitura y la ayuda de Chris Bacon.

Una aventura más de los MiB, entretenida y con ciertos momentos de humor para amantes de la acción y los efectos especiales.

Lo mejor: la complicidad de sus dos protagonistas, los nuevos personajes, y la acción de la película.

Lo peor: a pesar de pasar un buen rato de diversión, te quedas con la sensación de que te han neuralizado o aturdido sin saber muy bien ni cómo ni por qué.

Comentarios

Te puede interesar
‘El rey león’, ¿era necesario…?
Combate de ilustradores con motivo del lanzamiento de Alita: Ángel de combate
E Rey León vigila las carreteras españolas
‘Wild Rose’, tres acordes y su verdad

Deja un comentario