C

‘A Roma con amor’: Woody Allen en horas bajas

A Roma con amor

Cuatro historias independientes con Roma como escenario común:  un matrimonio americano (Woody Allen y Judy Davis) viaja a italia para conocer a la familia del prometido de su hija; un italiano (Roberto Benigni) es confundido con una estrella de cine; un arquitecto californiano (Alec Baldwin) visita Roma con sus amigos, y  unos recién casados (Alessandro Tiberi y Alessandra Mastronardi) se pierden en la capital italiana, a la que han ido a visitar a unos familiares.

En primer lugar, vamos a establecer una máxima: cualquier obra menor de Woody Allen, es una gran película para cualquier otro Cineasta que intente asomarse al género en el que reina desde hace décadas.

Dicho esto: ‘A Roma con amor’, está mucho más cerca de la fallida ‘Vicky, Cristina, Barcelona’ que de ‘Medianoche en París’ o la magnífica ‘Si la cosa funciona’.

Las señas de identidad de su cine están ahí: repartazo coral, impagables diálogos, personajes carismáticos, esnobismo y paseos turísticos por las localizaciones donde se desarrolla la trama.

Pero en ‘A Roma con amor’, le falta algo determinante: una estructura central con aplastante moraleja que vaya atando todos los cabos y, al final, dé consistencia al producto. Las historias se desarrollan con fluidez, pero no tienen un nexo creíble, ya que la reflexión sobre los efectos de la fama se diluye con (inusitada) rapidez.

La integridad del Libreto que caracteriza la filmografía de Allen zozobra en su aventura italiana.

No obstante, no faltan los maravillosos gags a los que el neoyorquino nos tiene acostumbrados, ni tampoco momentazos de verdadera genialidad donde se ve que –incluso en claros  momentos de menor inspiración- la pluma de Allen es de oro puro.

Por suerte, sigue valiendo la pena pagar el precio de la entrada.

Así y todo, no podemos evitar -al finalizar la película- tener la sensación de que el genio de Allen en la Ciudad Eterna, está viajando a lo mochilero. Puede que el intento de homenajear aquellas Comedias italianas de los sesenta esté desfasado o –simplemente- a esta Cinta le toque el momento arrítmico que cualquier grande del Séptimo Arte padece de vez en cuando.

El paseo por Europa ha sido divertido. Muchas luces y también sombras. Lo hemos pasado bien pero, querido Woody, es hora de hacer las maletas y volver a casa.

Lo mejor: Cuando la pluma de Allen acierta, lo hace de pleno.

Lo peor: ¿Dónde está la estructura central de la cinta?.

Comentarios:

Dejanos una Respuesta