Home > Estrenos > Críticas > ‘El último cazador de Brujas’: ¿qué le pasa a Hollywood?

‘El último cazador de Brujas’: ¿qué le pasa a Hollywood?

Póster de El último cazador de Brujas

El mundo moderno oculta muchos secretos, pero el más asombroso de todos es el de las brujas que siguen viviendo entre nosotros; crueles criaturas sobrenaturales con la intención de liberar la Muerte Negra sobre el mundo. Ejércitos de cazadores de brujas han combatido al enemigo antinatural alrededor del globo durante siglos, incluyendo a KAULDER (Vin Diesel), un valiente guerrero que logró acabar con la REINA BRUJA, diezmando a sus seguidores en el proceso. En los momentos anteriores a su muerte, la Reina maldice a Kaulder con su propia inmortalidad, separándole para siempre de su amada esposa e hija en la otra vida. Hoy, Kaulder es el único de su especie que queda, habiendo pasado siglos cazando brujas solitarias y anhelando a los seres queridos que perdió tiempo atrás. Sin embargo y para desconocimiento de Kaulder, la Reina Bruja ha resucitado y busca venganza con su asesino, provocando una épica batalla que determinará la supervivencia de la raza humana.

Si fuera un crítico fundamentalista, diría que la última cinta de Vin Diesel es infumable. Como me precio de lo contrario, intentaré extraer lo bueno de las aventuras de Kaulder.

‘El último cazador de Brujas’ comienza con un imponente prólogo, donde el director Breck Eisner nos mete en harina sin contemplaciones, apoyándose en una producción muy cuidada, efectos digitales que no cantan tanto y la imponente presencia de Diesel que, siendo más plano en sus registros interpretativos que Chuck Norris, asusta nada más verlo.

Hasta aquí los pros.

Los contras, por el contrario, exigen una profunda reflexión sobre la fiebre franquicida del Hollywood moderno.

La cinta está preparada milimétricamente como comienzo de saga multimillonaria mala. Como tal, no se complica la vida elaborando un libreto que valga la pena seguir, sino que mastica todo para que el espectador lo digiera aunque entre en la sala borracho como una cuba.

Concebida casi como un videojuego, Kaulder atiza impertérrito pantalla tras pantalla hasta el clímax, donde se enfrenta a lo más malo entre lo malo con el destino del mundo en juego y demás palabrería.

En el camino, cómo no, recibirá ayuda de secundarios tan planos como el héroe (Michael Caine funciona haga lo que haga, Elijah Wood también, pero ambos son dos bustos parlantes con sotana) y la ‘chica’ que siempre tiene que aparecer para complementar al anabolizado titán.

Ni divierte ni aburre, ‘El último cazador de Brujas’ es tan cuadrada, tan prefabricada, tan fría que nos hace temer que los Blockbusters actuales se hacen, en realidad, con una App en modo cortapega.

La taquilla decidirá si Kaulder sigue dando leña o no. Lo mismo en la segunda se encuentra con Hansel y Gretel.

Lo mejor: el prólogo, Michael Caine y Elijah Wood.

Lo peor: saca a relucir las peores taras del Blockbuster moderno.  

Comentarios

Te puede interesar
‘Un momento en el tiempo – Waves’, tener y perderlo todo
‘El escándalo (Bombshell)’, mil agujas en un pajar
‘Volando juntos’, un verano inolvidable
‘Aguas oscuras’, un desalmado y real titán loco

Deja un comentario