Home > Estrenos > Críticas > ‘Yesterday’, Cenicienta en Liverpool

‘Yesterday’, Cenicienta en Liverpool

Jack Malik es un resignado compositor de canciones que malvive en una pequeña localidad inglesa y que está a punto de renunciar a su sueño de vivir de la música, pese al absoluto apoyo de su mejor amiga, Ellie. Pero, tras un accidente en bici producido durante un misterioso apagón global, Jack descubre al despertar que para el resto del mundo Los Beatles nunca han existido… y se ve inmerso en una complicada situación.

Doce segundos pueden cambiarlo todo, no solo en la cultura popular británica, sino también en la economía mundial. ¿Sería posible fantasear con que John Lennon hubiera escrito la letra de su “Imagine” invitando a prescindir del tabaco, de la Coca-Cola, de Harry Potter o de Oasis…? Es más, ¿sería posible imaginar un mundo sin alguna de las canciones compuestas por los mismos The Beatles…?

Danny Boyle (las dos entregas de ‘Trainsppoting’, ‘127 horas’, ‘Slumdog Millonaire’), parece hacer suyo el mensaje del popular tema “Fix You” de Coldplay (quienes sí existen en esa realidad alternativa), para aportar su particular solución al enigma. Y tiene la respuesta con este ‘Yesterday’, que por un lado alude al tema del famoso grupo de Liverpool, y por otro al “ayer frente al hoy” de cómo sería la vida sin estas canciones. 

La historia viene de las manos del televisivo Jack Barth y de Richard Curtis (‘Cuatro bodas y un funeral’, ‘War Horse’, ‘Love Actually’). Como si de una abducción global o de una fortuita pérdida de memoria colectiva, las composiciones de Los Beatles han desaparecido salvo en el recuerdo del protagonista, por culpa de un milagroso apagón que cambia la historia reciente de la humanidad.

Danny Boyle reparte el protagonismo de esta comedia romántica pop entre Himesh Patel interpretando a Jack -en la primera película de un desconocido actor que ha trabajado en cortos y series-, y entre Lily James (‘Mamma Mia! Una y otra vez’, ‘La sociedad literaria y el pastel de piel de patata’, ‘Baby Driver’), como Ellie. Él es un “cantante reponedor” que no tiene reconocimiento musical salvo por su abnegada manager, y ella una “roadie” enamorada sin recompensa que está en la columna equivocada. A estos dos personajes construidos con el irónico humor característico de Boyle, se les suma el propio cantante Ed Sheeran, “el zanahorio”, en un reflejo autoparódico (sin llegar a aquel Elton John de ‘Kingsman: El círculo de oro’), y alguna que otra sorpresa más. Búsquese el cameo del amigo Robert Carlyle que aparece sin referencia en los títulos finales, o la aparición de un James Corden que últimamente no sería de extrañar que apareciera hasta en las sopas Campbell.

‘Yesterday’ es divertida, muy entretenida y con un cierto toque de magia similar al de Cenicienta por parte de sus dos protagonistas. Un cuento que sabe jugar y actualizar el repertorio de las canciones más conocidas de la banda británica, y a la vez puede criticar ferozmente a quienes se adentran a beber del Santo Grial del dinero y la fama en el feroz mundo de la industria discográfica (con guiño incluido hacia Universal Music). Una versión de los cuatro Beatles en uno, de Mozart frente a Salieri en el siglo XXI, y de plagiar (si se puede describir así) algo que nadie conoce, convertido en una trampa exclusiva. Y su moraleja mayor reside en que “un mundo sin los Beatles es infinitamente peor”.

En una época en la que el valor musical parece adoptar un mayor protagonismo cinematográfico, ‘Yesterday’ es una excelente experiencia para preguntarse el “¿y si no hubiera…?”. Da la sensación de que el chasquido de Thanos hubiera hecho de las suyas.

Lo mejor: él es el yerno que toda madre quisiera para su hija y ella enamora con su sacrificada actitud; el cancionero y sus versiones reinterpretadas; un magnífico y esmerado sonido. Toda esa magia que desprende en su conjunto.

Lo peor: esa extraña sensación ética de no saber si confesar la verdad ni discernir si el plagio está justificado para “portarse muy mal a escala mundial”.

Comentarios

Te puede interesar
‘El rey león’, ¿era necesario…?
Combate de ilustradores con motivo del lanzamiento de Alita: Ángel de combate
E Rey León vigila las carreteras españolas
‘Wild Rose’, tres acordes y su verdad

Deja un comentario