Home > Estrenos > Críticas > ‘Nuevo orden’, desmontar para volver al inicio

‘Nuevo orden’, desmontar para volver al inicio

Una lujosa boda de la alta sociedad se tuerce cuando una inesperada revuelta social da paso a un violento golpe de estado, visto a través de los ojos de la joven novia y de los sirvientes que trabajan para su adinerada familia.

En tiempos en los que la ética política y la vorágine empresarial están a pleno rendimiento y al servicio de sus exclusivos mandatarios, la conciencia de las clases trabajadoras puede presentarse como un polvorín capaz de estallar en mil pedazos. El hastío laboral, la manipulación mediática, la esclavitud 3.0, aprovecharse de los cargos para atesorar corruptelas, tratar al prójimo con total y absoluta deshumanización para beneficio propio. Son posos que se van solidificando en la estructura de una sociedad y que antes o después vuelven el agua turbia y estancada, envenenando con el paso del tiempo toda una civilización.

El productor, escritor y director mexicano Michel Franco (‘Las hijas de Abril’, ‘Chronic’, ‘Después de Lucía’), provoca con su ‘Nuevo orden’ una vuelta de tuerca que detona la revolución social de un país ya de por sí bastante peculiar.

México tiene grandes maravillas y una cultura milenaria impresionante. Pero también adolece de una rancia inestabilidad política, mafias y cárteles que dominan la mayor parte de los negocios, policía federal a menudo asalariada por bandas de criminales, y nuevos ricos cuyas fortunas se asientan en la caprichosa banalidad de quienes permitieron que las obtuvieran.

En su calidad de hacedor, Michel Franco juega a intentar desmontar algunas piezas del puzle actual para darles otra forma macabra y siniestra, que a fin de cuentas parece llevarnos al mismo lugar del que partíamos. Una boda por todo lo alto, con la flor y nata de la clase pudiente local, coincide con la sublevación y levantamiento del pueblo llano frente a todas las instancias.

En un principio podemos llegar a pensar que se trata de los mismos indígenas que quieren recuperar su identidad. Pero no. Caen en los mismos patrones y vicios de la humanidad atormentada y subyugada cuando tiene la más mínima esperanza de aniquilar y erradicar a la constante mano opresora. 

De las manos a las balas en cero coma. Y del dinero al poder. Para empezar de nuevo la rueda de la vida.

Es violenta como pueda ser el día a día en unas cuantas zonas de dicho país. No da tregua. Una especie de apocalipsis social sin excusas ni miramientos que demuestra, sin vergüenza alguna, la letal capacidad de la conciencia de masas, al mismo tiempo que su fragilidad frente al poder militar y político. Una ruleta rusa en bucle en la que entran al juego todas las jerarquías sociales.

‘Nuevo orden’ es una pesadilla sin fin. Una producción muy bien realizada que cuenta con grandes medios técnicos y artísticos. Las interpretaciones no dejan al espectador indiferente mientras permanece sentado en su butaca. Tal es su arrogancia y el terror que se desprende por vivir en un conflicto estamental capaz de pasar de la euforia a la muerte, que podría sacar los colores al mismo blanco huesudo de la Catrina mexicana, tan popular como siniestra sea su desbocada intención.

Lo mejor: la puesta en escena, la coordinación y el cuadro actoral, el horror sin tregua que cala en lo más profundo.

Lo peor: que te quede esa sensación de permanecer encerrado como un hámster en esa rueda sin fin dando vueltas, y que sorprendentemente en ocasiones la realidad supera a la ficción.

Comentarios

Te puede interesar
¡Primer tráiler y póster de ‘La purga infinita’!
El 11 de junio ¡’Lupin’ vuelve a Netflix!
‘Goodbye, Dragon Inn’ y ‘Rizi/Days’ de Tsai Ming-Liang, llegan a la gran pantalla
‘Este cuerpo me sienta de muerte’, un lobo con piel de cordera

Deja un comentario