Home > Estrenos > Críticas > ‘Midway’, bravatas de vaqueros

‘Midway’, bravatas de vaqueros

1942, Segunda Guerra Mundial. Después del devastador ataque sorpresa que destruyó Pearl Harbor, la Armada Imperial Japonesa se prepara para un nuevo ataque. Pero el Almirante Nimitz y Dick Best, el mejor piloto de la armada estadounidense, preparan un contraataque al imponente ejército japonés. Dick encabezará un ataque masivo que hará que Japón se dé cuenta de su error. Una decisión que cambió el curso de la historia para siempre. Mientras estos dos titánicos enemigos emprenden una letal batalla para cambiar el rumbo de la guerra, todas las miradas se vuelcan hacia la remota isla de Midway, donde una serie de impactantes ataques aéreos y marítimos pondrán a prueba la potencia y la fortaleza de ambas naciones.

En uno de estos corrillos que suelen formar parte de quienes expresamos las impresiones sobre lo que hemos apreciado en algún pase de prensa, siempre que las prisas no lo impidan, escuchaba a alguien indicar su desacuerdo con que el cine español estaba todavía anclado en nuestra Guerra Civil, arguyendo que muchos más títulos se han realizado -siempre hablando en proporción-, sobre la Primera y Segunda Guerra Mundial y nadie se quejaba. Y además, finiquitaba esta eminencia de la crítica española, no solo era así sino que estas últimas tenían el desparpajo de repetir las mismas historias una y las veces que hiciera falta, con tal de que el público llenase la sala.

‘Midway’ es una de ellas. Basada en la famosa batalla naval y aérea por el predominio del Pacífico entre la flota estadounidense y la japonesa, en junio de 1942, esta versión dirigida por Ronald Emmerich (‘El día de mañana’, ‘El patriota’, ‘Stargate’), supone la visión más espectacular del fatídico desenlace. Cuando la maquinaria de Hollywood de aquella época llevó al combate a sus estrellas y directores como apoyo propagandístico, hasta el mismo John Ford puso a disposición de los Estados Unidos su talento cinematográfico. Un pequeño detalle que no pasa desapercibido entre la generosa acción que presenta esta película.

El ‘Midway’ de Emmerich, como no podía ser de otra manera, encierra tras su inicio en tono sepia y una fotografía un tanto envejecida para simular los excesos de croma en todas sus tomas, unos efectos visuales y de sonido grandilocuentes, que hacen que las interpretaciones tengan que ser demasiado teatrales para que no pasen desapercibidas en el maremágnum de la trama. Todo pasa por un rebozo digital, al punto de convertir la magia en impresionantes secuencias de videojuego, con prácticas de vuelo de emergencia sobre portaaviones, ejercicios para abatir objetivos fijos y móviles, sin olvidarse antes de pegar la foto de la chica en el salpicadero de la carlinga con el chicle recién usado.

Ed Skrein, Patrick Wilson, Woody Harrelson, Luke Evans, Dennis Quaid, Aaron Eckhart, Nick Jonas, intervienen entre los muchos personajes masculinos. Y Mandy Moore entre las pocas esposas que no van mucho más allá de empolvarse la nariz y de acompañar en el sentimiento a las recientes viudas de la guerra. Un elenco de lujo que se difumina como el humo de los barcos hundidos por la espectacularidad de la acción.

‘Midway’ es tan americana como el Zippo, aunque también es cierto que honra a los caídos de cualquier nacionalidad con su dedicatoria “el mar recuerda a los suyos”. Es trepidante, frenética y épica, aunque no llega a dejar ese poso interpretativo y conjunto de grandes títulos como ‘Salvar al soldado Ryan’, ‘Apocalypse Now’, ‘Cartas de Iwo Jima’, ‘Senderos de gloria’, ‘Dunkerque’… Es más una vistosa cinta repleta de frases, aptitudes y actitudes para la gloria de aquellos personajes que participaron en las hazañas de aquel día que cambió el rumbo de la guerra. 

Es la crónica de una contienda necesitada de un milagro. Una oda a los amigos y compañeros caídos de esa familia marcial y militar ahogada bajo los rugidos del motor de los aviones flotando entre las balas silbando en el aire. Y también encandilará a cualquier amante del género que se precie.

Lo mejor: el espectáculo que sirve para homenajear una vez a los caídos y supervivientes de uno de los episodios más heroicos de la Segunda Guerra Mundial.

Lo peor: que no se le saque más provecho a ese puñado de personajes que lideraron este contraataque sorpresa para proteger el Pacífico.

Comentarios

Te puede interesar
‘Cerca del horizonte’, las secuelas de los malos tratos
‘Bad Boys for life’: regresando con bagaje
Cartel de Jojo Rabbit destacada
‘Jojo Rabbit’: Nazismo imaginario
Mackenzie Davis protagoniza esta terrorífica historia: Otra vuelta de tuerca

Deja un comentario